Noticias

Cómo ponerse los tapones para los oídos

16 marzo, 2021

cómo colocarse los tapones del oído
Share Button

Ya hemos comentado en diversas ocasiones la importancia de contar con una buena protección auditiva para evitar el exceso de ruido o la entrada de agua en los oídos. Se trata de un elemento imprescindible en algunas ocupaciones (cazadores, músicos y profesionales del motor y de los deportes acuáticos) y de gran ayuda para determinadas situaciones (estudiar, nadar o conciliar el sueño). En este caso queremos centrar nuestro post en cómo ponerse los tapones para los oídos de forma correcta.

Los consejos que os vamos a compartir nos sirven para los dos tipos principales de tapones auditivos: los tapones moldeados de silicona y los tapones de espuma, que se moldean antes de uso. En ambos casos,  el protector se introduce en el canal auditivo y resulta casi invisible. La diferencia estriba en que los primeros, los de silicona o preformados, tienen la ventaja de que se pueden reutilizar.

El paso previo y premisa básica para la colocación de cualquiera de estos tapones para los oídos es la limpieza de manos, pues así evitamos posibles infecciones en el oído. El siguiente paso, por obvio que pueda parecer, es no romper, partir o dividir el tapón que nos vayamos a colocar.

Para facilitar la inserción del tapón, se recomienda utilizar la mano libre para estirar la oreja hacia arriba y hacia atrás. En el caso del tapón de espuma, se recomienda enrollar el tapón en forma de cilindro con el objetivo de que quede lo más delgado posible y sin pliegues. A continuación, se introduce el tapón auditivo suavemente y dejamos de empujar cuando el dedo toca el oído. Si se trata de un tapón de espuma moldeable, se recomienda sostenerlo durante 30 o 40 segundos hasta que éste se expanda por completo en el interior del conducto auditivo.

En el caso de los tapones de silicona moldeados, su inserción se ajustará directamente a nuestro canal auditivo.

Cómo comprobar si el tapón está bien colocado

Hay dos formas de comprobar si nos hemos colocado de forma correcta el tapón para los oídos. La primera es que no nos duela o moleste. Si nos incomoda o hace daño, deberemos extraer el protector auditivo y colocarlo de nuevo. La segunda manera de confirmar que el tapón está bien puesto es de tipo visual: si alguien nos mira de frente no debería ver el extremo del tapón.

Para retirar el tapón para los oídos, se recomienda girarlo un poco y extraerlo de forma suave.

Compartir: