Noticias

Crece el porcentaje de usuarios de implante coclear entre la población infantil con hipoacusia

12 abril, 2019

implante-coclear-ninos
Share

Un estudio realizado entre 2017 y 2018, sobre una muestra de 793 niños y jóvenes con pérdida auditiva (hasta los 26 años de edad), de 15 comunidades autónomas y Ceuta, pone en relieve que el 51 % de los casos son usuarios de implante coclear y el 40 % de audífonos. Un 9 % utiliza otro tipo de prótesis auditivas.

Este estudio ha sido llevado a cabo por la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (Fiapas), en colaboración con la empresa demoscópica IPSOS, con financiación del Ministerio de Educación y Formación Profesional y la Fundación Once.

Los resultados ponen de manifiesto la creciente importancia de la técnica del implante coclear en el tratamiento de la sordera infantil. El porcentaje de usuarios de implantes en la muestra de este estudio es superior en casi 10 puntos en relación a los datos recogidos en un estudio similar de Fiapas de 2005, en esa ocasión sobre una muestra de 600 personas.

Desde esta entidad, celebran que gracias a varios factores, como la detección e implantación precoz, “la perspectiva socioeducativa de estos niños y jóvenes haya dado un giro sustancial en comparación con generaciones anteriores”. Los datos son ilustrativos: los niños y jóvenes de la muestra que están en el curso académico que les corresponde por edad se sitúa en torno al 90%, veinte puntos por encima de lo hallado en 2005.

Implante coclear a partir de los 6 meses de edad

 

Sin duda, uno de los grandes avances conseguidos durante estos últimos años es la edad mínima a partir de la que se puede utilizar un implante. Así, actualmente pueden usarse implantes cocleares en niños a partir de 6 meses de edad para que la falta de audición afecte mínimamente a su desarrollo. Además, si bien durante muchos años era habitual colocar un único implante en menores de 7 años, ya es una indicación establecida poner dos implantes de forma simultánea (desde el primer año de vida), o secuencial.

Nota: En este post se ha corregido un titular anterior y revisado algunos contenidos del texto que no eran fieles a la información proporcionada originalmente por Fiapas sobre su estudio.

Compartir: