Noticias

Evitar el exceso de ruido en Semana Santa

12 abril, 2017

Semana Santa y Ruido
Share

Ya estamos inmersos en la Semana Santa, que en muchas ciudades de España es sinónimo de procesiones y cofradías. Y también de tamborradas. Por tanto, sinónimo de un exceso de decibelios en muchos casos, situación hay que tener en cuenta para prevenir posibles problemas. De hecho, el problema de ruido asociado a estos actos tradicionales ha implicado que, por ejemplo, las quejas vecinales hayan obligado a silenciar este año ensayos de muchas procesiones, como ha ocurrido en Tarragona.

Aunque en las procesiones de muchas ciudades de España el ruido de las bandas de las cofradías también suele superar los 85 decibelios, es sin duda en el Bajo Aragón donde la Semana Santa es más ruidosa. El motivo es la celebración de la denominada Ruta del Tambor y Bombo, declarada de Interés Turístico Internacional y que une a casi una docena de localidades de la zona, siendo las más conocidas Calanda, Alcañiz e Híjar. En todos los casos, las tamborradas se caracterizan por unir a centenares de tambores al unísono y durante muchas horas seguidas. Por eso, si se tiene previsto disfrutar de este espectáculo único, lo ideal es tomar una serie de precauciones para evitar daños en los oídos.

El riesgo en este tipo de actos tradicionales, como puede ocurrir también en los espectáculos pirotécnicos, es la pérdida de audición inducida por el ruido, que se puede producir o bien por un sonido intenso (una detonación) o bien por una exposición prolongada a sonidos de más de 80 decibelios (dB).

Entre los problemas más comunes que genera esta pérdida de audición figura la aparición de acúfenos. Y aunque muchas veces estos pitidos o zumbidos en el oído desaparecen, también pueden mantenerse en el tiempo.

De nuevo el mejor y más eficaz consejo para disfrutar de los actos de Semana Santa sin dañar nuestra audición es mantener una distancia prudencial respecto del origen del sonido y acotar el tiempo de exposición al mismo. Esta prevención se refuerza notablemente en el caso de los bebés y niños pequeños. Y por supuesto, utilizar protección auditiva en caso de exposición continua al ruido. En resumen: cuida tus oídos también en Semana Santa.

Compartir: