Noticias

La alergia primaveral puede causar problemas auditivos

26 marzo, 2014

alergias primaverales
Share

Ya estamos en primavera, una estación del año que aporta color y más horas de sol a nuestro entorno. Sin embargo, también es la época del polen, por lo que para muchos y muchas esta época del año también es sinónimo de alergia. De tos y mucosidad, de ojos irritados y problemas respiratorios. Y de estornudos. Un cuadro sintomático que además, si no se previene y controla, puede perjudicar al oído y nuestra capacidad auditiva.

Sin duda, nariz y ojos son las principales víctimas de la mayoría de cuadros alérgicos. No obstante, la conexión de la nariz con el oído a través de la Trompa de Eustaquio puede causar derivaciones de estos síntomas hasta el sistema auditivo. Por ejemplo, si se genera inflamación y mucosidad en las vías respiratorias, el oído puede acabar pagando también las consecuencias en forma de otitis.

La mejor manera de evitar estos problemas es, como siempre, la prevención, muchas veces en forma de vacunas. Y también la rapidez en acudir al médico para, una vez aparecidos los síntomas, intentar tenerlos bajo control. Juan Royo, otorrinolaringólogo y responsable de atender las consultas médicas en la comunidad viviendoelsonido.com, reconoce que este control de las alergias, “nos evitarán la aparición de inflamaciones e infecciones en el oído, que pueden provocarnos molestias como mareos, pérdida de equilibrio, sensación de presión o taponamiento e incluso, pérdida de audición”.

También en algunos pacientes con dermatitis atópica o con rinoconjuntivitis estacional se han constatado episodios de picores en el conducto auditivo externo y eccemas (sequedad).

Atención aparte merecen los estornudos, síntoma frecuente de la alergia primaveral. Y subrayamos este aspecto porque muchas personas desconocen que retenerlos puede ser causa de infecciones. Y es que al reprimirlos, se produce un aumento de presión en la nariz y la garganta que puede pasar a los oídos, haciendo además que pasen bacterias a su interior y puedan provocar una infección.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANTISPAM* *