Noticias

La estrecha relación entre pérdida de audición y enfermedades cardiovasculares

23 noviembre, 2021

pérdida auditiva y enfermedades cardiovasculares
Share Button

La pérdida de audición y las patologías cardiovasculares tienen un vínculo muy directo, lo que explica su comorbilidad en muchas personas, que sufren ambos trastornos a la vez. En el siguiente post os explicamos en qué consiste esta estrella relación entre pérdida auditiva y enfermedades cardiovasculares.

Pérdida de audición y enfermedades cardiovasculares: estudios

Diferentes estudios avalan la vinculación entre la pérdida de audición y las enfermedades cardiovasculares. La Universidad de Harvard, por ejemplo, lideró un estudio en el que se reveló que las personas con alguna enfermedad cardíaca presentaban un 54% más de posibilidades de desarrollar hipoacusia. La razón en este caso tiene que ver con las células ciliadas, claves en el proceso de audición y que necesitan un correcto aporte de oxígeno en sangre para enviar señales auditivas al cerebro. Por este motivo, en muchas ocasiones la aparición de pérdida auditiva puede ser un indicador de riesgo cardiovascular, pues suele indicar problemas en la circulación de la sangre.

Otra investigación realizada por Raymond Hull, profesor en la Universidad de Wichita State, también en Estados Unidos, sirvió para confirmar, tras analizar más de 70 estudios previos, que las enfermedades cardiovasculares, cuando inhiben los suministros de sangre y nutrientes en el oído interno, afectan al sistema auditivo y también causan deterioro cognitivo.

La pérdida de audición aumenta el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular

Un estudio realizado por investigadores del Centro de Envejecimiento Robert N. Butler Columbia, en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, concluyó que la pérdida auditiva implicaba un mayor riesgo de mortalidad antes de los 75 años debido a una enfermedad cardiovascular. Los resultados, publicados en la revista ‘Social Science and Medicine’, se basaron en el análisis de los datos de 50.462 adultos inscritos en el Estudio de Pérdida Auditiva de Nord-Trøndelag (Noruega) de 1996 a 1998.

Compartir: