Noticias

Los sueños están para cumplirse

11 febrero, 2014

Share

Miguel González, afectado de obesidad mórbida, soñaba con competir en la Ultraman UK de Gales. Y Josep Lluís Layola, que padece Esclerosis Múltiple, quería hacer lo propio en otra prueba de resistencia, en este caso la Titan Desert, una de las pruebas de BTT más duras del mundo. Ahora, ámbos podrán cumplir sus respectivos deseos, ya que han sido dos de los seis ganadores de las becas Persigue Tus Sueños de GAES, que el pasado miércoles se entregaron en la sede de la compañía, en Barcelona. El propio director general de GAES, Antonio Gassó, reconocía que con estas ayudas “queremos echar una mano a deportistas que no suelen contar con la atención de los medios para que cumplan sus sueños”. 

Aparte de Miguel y Josep Lluís, los otros premiados han sido Christián Mendez, que quiere dar a conocer su proyecto Ultraman por una vida y recaudar fondos para los proyectos de la ONG Bahati, dedicada a proyectos médicos de cooperación y desarrollo mediante el deporte; Martí Llena y Enric Palaçón, que destinarán la beca a participar en el circuito profesional del 49er, la “élite de la vela”, según han reconocido ellos mismos, y Kirian Mirabet, que ahora podrá cumplir su sueño de participar en el Mundial de Enduro.

El director general de GAES felicitó a los seis ganadores de la beca, que fueron elegidos entre más de 60 candidatos. Antonio Gassó reconoció que “el jurado no lo ha tenido nada fácil para elegir qué proyecto o proyectos se merecían una de nuestras becas, así que hemos decidido doblar de nuevo la aportación económica del programa, por lo que repartiremos 12.000 euros entre los ganadores”. Antes de que el jurado tomase su decisión, las 60 candidaturas fueron votadas en las redes sociales, llegando a la final las 10 que tuvieron más eco.

Miguel González, premiado con una beca de 3.000 euros para realizar la Ultraman UK, se mostraba emocionado por haber sido elegido y poder participar en una prueba que consiste en completar 515 kilómetros repartidos en tres días: 10 kilómetros nadando, 421 en bici y 84 corriendo. González insistió en que si quieres, puedes: “Con mi ejemplo quiero demostrar a las personas que sufren obesidad mórbida que se puede cambiar. Evidentemente no es algo que se logre de un día para otro: yo he tardado cinco años para llegar hasta aquí; pero aún así, animo a la gente obesa a que empiece a andar desde hoy. Con algo de constancia, esfuerzo y sacrificio lograrán mejorar su calidad de vida”.

También Josep Lluís Layola, becado con otros 3.000 euros, apelaba a los efectos terapéuticos del deporte: “Hace 5 años era incapaz de correr 100 metros o nadar dos piscinas seguidas, pero gracias al deporte hoy me puedo plantear participar en la Titan Desert. La práctica deportiva es una buena terapia para superar las discapacidades que genera la Esclerosis Múltiple”.

 

 

 

 

Compartir: