Noticias

Pérdida de audición y demencia

6 julio, 2021

Pérdida auditiva y demencia
Share Button

La pérdida de audición tiene un impacto directo en la calidad de vida de quién la sufre. No sólo por sus consecuencias prácticas (dificultades para oír y, por tanto relacionarse), sino por cómo este problema auditivo impacta en la salud mental de las personas. De hecho, la pérdida auditiva triplica la posibilidad de sufrir demencia.

La pérdida auditiva está muy vinculada con el deterioro cognitivo y la demencia. En este sentido, el informe ‘The hearing brain – The close correlation between hearing and cognition’, realizado por GAES-Amplifon, pone cifras a este vínculo. Según esta investigación, los problemas de audición aumentan hasta en un 40% la velocidad de envejecimiento cognitivo. Y como señalábamos al inicio de este post, la pérdida auditiva puede triplicar la probabilidad de sufrir demencia.

Este estudio de GAES también pone contexto a este problema: actualmente sufren envejecimiento cognitivo 47 millones de personas en todo el mundo. Una cifra muy elevada que, según este informe, podría triplicarse en los próximos 30 años, afectando a 131 millones de ciudadanos, en gran parte debido al aumento de la esperanza de vida.

Concienciar sobre el uso de los audífonos

Estas perspectivas de futuro obligan a promover campañas de sensibilización sobre la conveniencia de utilizar audífonos para corregir esta pérdida de audición y sus citados efectos sobre nuestra salud mental. De la necesidad de impulsar esta concienciación social habla otro dato ilustrativo: en España solo 1 de cada 3 personas con pérdida de audición utiliza audífono y sólo 1 de cada 10 revisa periódicamente su audición.

El otorrino Juan Royo, especialista de la comunidad de salud auditiva Viviendo el Sonido, insiste en que “es muy importante que cuando se detecte hipoacusia o pérdida de audición, se trate de forma precoz. La adaptación temprana de audífonos evitará el aislamiento sociofamiliar y el desarrollo de estas alteraciones cognitivas”.

Un estudio realizado en Australia con una muestra de 37.898 hombres con una media de edad de 72 años concluyó precisamente que las personas que tienen pérdida de audición y no usan audífonos tienen un riesgo “significativamente mayor” de padecer demencia. La investigación, localizada en la región de Perth, extrajo sus resultados del seguimiento realizado a la citada muestra durante 25 años. Según el estudio, publicado en la revista ‘Maturitas, el peligro de demencia se incrementaba en un 69% en hombres que reportaban problemas de audición en comparación a los que tenían una audición normal.

Compartir: