Noticias

Pruebas de audición en recién nacidos

14 mayo, 2019

Pruebas auditivas a recién nacidos
Share

Tres de cada mil bebés nacen con problemas de audición, según datos de la Confederación Española de Familias Sordas (FIAPAS). Este dato avala la importancia de la detección precoz de posible pérdida auditiva en los recién nacidos. De hecho, no diagnosticar estos problemas en bebés de seis meses puede condicionar la capacidad de habla del niño o niña. En el siguiente post os explicamos las pruebas de audición que se realizan a los recién nacidos tras su nacimiento.
En España existe un protocolo de audición que consiste en realizar varias pruebas al bebé. El test más más utilizado en estos programas de detección precoz en recién nacidos son los Potenciales Evocados Auditivos de Tronco Cerebral Automatizados (PEATCa). Se realizan mediante la colocación de unos auriculares desechables alrededor de cada oído cuando el niño está tranquilo, incluso dormido. En pocos segundos se obtiene el resultado.

Esta prueba auditiva se realiza cuando el bebé acaba de nacer, repitiéndose al cabo de una semana, quince días y al cumplir un mes. De esta manera, y tal y como explica César Gonzalo, coordinador de servicios audiológicos especializados de GAES, en caso de haber algún problema, “se detecta una posible pérdida, que puede no serlo porque el oído todavía está inmaduro“.

Reflejos indicativos de pérdida auditiva

Además de las evaluaciones médicas, Gonzalo recuerda que existen una serie de reflejos que pueden indicar cómo funciona la capacidad auditiva del bebé. “Los denominados reflejos no condicionados son el de succión, que es parar o succionar más rápido cuando escucha un ruido; el colcleopalpebral, que cierra los ojos cuando escucha un sonido fuerte; y el de respiración, que deja de respirar cuando escucha algo extraño”, explica el coordinador de los servicios audiológicos especializados de GAES, que añade que estos reflejos desaparecen en torno al primer año.

El doctor Juan Royo, especialista de la comunidad de salud auditiva Viviendo el Sonido, también destaca la importancia del cribado neonatal de la hipoacusia, “que ha permitido reducir la edad de diagnóstico de la sordera congénita”. Royo insiste en que las prueba que se le realizan al bebé “son incruentas y no son molestas en absoluto”.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANTISPAM* *