Categorías: Noticias

Qué es y cómo tratar la mastoiditis

La otitis media aguda, si no se trata o se trata de forma inadecuada, puede derivar en una mastoiditis, que se produce por una inflamación de la apófisis mastoides del hueso temporal, que se encuentra detrás de la oreja. En el siguiente post os explicamos con detalle este problema auditivo, que afecta principalmente a niños.

El tiempo es un elemento clave en la mastoiditis. Por una parte porque suele aparecer a las tres semanas del inicio de la sintomalogía de la otitis media. Y por otra, porque una vez se tengan indicios, hay que tratarla rápidamente para evitar complicaciones, ya que si la inflamación del hueso mastoideo no remite, ésta puede migrar al interior del cráneo y causar complicaciones de salud potencialmente muy peligrosas.

El doctor Juan Royo, de la comunidad de salud auditiva Viviendo el Sonido, reconoce que la mastoiditis es una patología poco frecuente en la actualidad “gracias al diagnóstico y tratamiento precoces”. No obstante, Royo advierte que “aún así es mucho más frecuente en los niños pequeños, menores de tres años”.

Síntomas de la mastoiditis

Los síntomas habituales de la mastoiditis son el dolor de oído, hinchazón detrás de la oreja, pérdida auditiva (por una hipoacusia conductiva), fiebre, agua en el oído y sensación de agotamiento. En cuanto se detecten varios de estos síntomas se recomienda acudir con celeridad a un otorrino para confirmar el posible diagnóstico. El doctor Juan Royo señala que “el tratamiento médico casi siempre podrá solucionar el cuadro, aunque en ocasiones sea necesaria la cirugía –mastoidectomía.

En ocasiones, algunos de estos síntomas no se manifiestan. Por ejemplo, no se constata fiebre ni incluso dolor. Es más, a menudo sólo se presentan síntomas menores e inespecíficos como pérdida de apetito, dolor de cabeza, fatiga o dolor abdominal. En estos casos se habla de mastoiditis crónica, que puede desarrollarse como resultado de una otitis media prolongada.

Compartir