Noticias

Tapones a medida para deportes de motor

6 abril, 2021

tapones para deportes motor
Share Button

Los deportes de motor, ya sean motos o coches los protagonistas, tienen un hándicap sonoro indiscutible: generan mucho ruido. Tanto aficionados como profesionales han de ser conscientes de la necesidad de protegerse para evitar problemas auditivos, que pueden llegar a ser graves. En el siguiente post os damos más detalles sobre tapones a medida para deportes de motor.

El exceso de decibelios nunca trae nada bueno. Y si la exposición es además prolongada y frecuente, las consecuencias pueden ser importantes. En el caso de la práctica del automovilismo y el motociclismo, el asistir en directo a entrenos y competiciones o bien ir de piloto o copiloto sin la protección auditiva adecuada, puede comportar hipoacusia o pérdida de audición.

Punto importante en el caso de los que conducen o van de acompañantes: al ruido generado por el motor se le une el del viento que se introduce en el casco, con lo que la incomodidad es aún mayor (proporcional además a la duración del viaje, la velocidad o el tipo de escape del vehículo). Para estos casos, en GAES contamos con tapones hechos de plástico hipoalergénico o material de silicona que amortiguan de forma notable el número de decibelios (dB) pero que permiten oír señales de alarma como, por ejemplo, claxon de automóviles o sirenas de la policía, bomberos y ambulancias.

Tapones pequeños para debajo del casco

Los tapones para deportes de motor son de tamaño pequeño y, en el caso de los que van en moto, se ajustan bien debajo del casco y hacen que el viaje sea cómodo al reducir la sensación de zumbido el el oído. Y lo más importante: protegen, como señalábamos al inicio del post, de posibles daños auditivos por ruido. Los datos son ilustrativos: el ruido del viento al ir en moto en descapotable pude alcanzar los 95 dB. En el caso de los aficionados y profesionales del motor que están en circuitos (mecánicos, asistentes, representantes, etcétera), estos registros pueden llegar a los 130 dB (a partir de 85 ya existe riesgo elevado de daño auditivo).

Compartir: