Noticias

Una celebración compartida

28 junio, 2013

Share

El implante Coclear Multicanal ha cambiado la vida de muchas personas. En el caso de España, más de nueve mil afectados por problemas auditivos han podido superar su problema gracias a esta técnica introducida en nuestro país hace ahora 25 años. Estos resultados y este aniversario merecían una celebración compartida, que se concretó el pasado sábado con la presencia de más de 600 personas en el Parque Warner de Madrid, donde GAES y Cochlear, líder munidal en implantes cocleares, organizaron un encuentro con usuarios de este dispositivo electrónico.

Fue sin duda una jornada emocionante, pues sirvió para reunir a personas que han recuperado capacidad auditiva gracias al implante coclear. Personas que han descubierto nuevas sensaciones asociadas a poder oír música, sentir las risas de sus hijos o simplemente escuchar el sonido de la lluvia. De esta mejora en la calidad de vida hablaron los partipantes en una mesa redonda en la que compartieron experiencias y, claro, emociones.

Los asistentes también pudieron participar en los talleres de mantenimiento y de ayudas técnicas del Implante Coclear Multicanal, impartidos por profesionales de GAES, así como en un taller de rehabilitación que contó con la presencia de especialistas del Colegio La Purísima de Zaragoza.

Los participantes estuvieron acompañados por Chris Bertrand, director regional de Europa Occidental de Cochlear y Antonio Gassó, director general de GAES, así como de algunos de los mejores especialistas médicos en esta materia, con los que compartieron sensaciones, consultas y felicitaciones.

Los últimos avances
Durante el encuentro se presentó en primicia el nuevo dispositivo Cochlear Nucleus N6, que cuenta con la última tecnología para lograr una mejor calidad sonora. Este modelo mejora las prestaciones de este tipo de dispositivos electrónicos, que transforma las señales acústicas en impulsos eléctricos que estimulan el nervio auditivo y envían el sonido al cerebro. Se coloca en el interior del oído mediante una sencilla intervención quirúrgica. Tras la operación, la persona implantada debe realizar todo un proceso para recuperar la audición, a través de una rehabilitación auditiva, sesiones de programación y de ajuste del IC. Este seguimiento se realiza en un centro especializado con el apoyo y atención de un profesional en audiología.

Otro gran avance tecnológico es el que se refiere al tamaño de estos dispositivos, que se ha reducido considerablemente, lo que ha permitido que se pueda implantar en niños muy pequeños. Se trata de un factor clave, ya que está demostrado que cuanto antes se detecta el trastorno auditivo y se implanta el IC, mayores son las posibilidades de que el niño pueda desarrollar con normalidad la audición y el lenguaje.

 

Compartir: