Noticias

Uno de cada tres trabajadores padece pérdida de audición

19 agosto, 2015

Share

La pérdida de audición se ha consolidado como uno de los problemas de salud más universales, ya que tiene un componente orgánico (asociado a la edad) y otro ambiental (ligado al exceso de ruido con el que convivimos). Un nuevo ejemplo lo encontramos en el estudio realizado por Fremap, que, basándose en más 800 mil reconocimientos médicos realizados en 2014, señala que la pérdida de audición afecta en nuestro país al 32,5% de los empleados.

Este chequeo a la salud general de los trabajadores en España sitúa la pérdida de audición como el segundo problema más generalizado. El sobrepeso, que afecta al 54 por ciento de los empleados, ocupa el primer puesto, siendo el colesterol alto el que cierra este particular podio, con un 13,5%.

El diagnóstico de que uno de cada tres trabajadores padecen problemas de audición se basa en los resultados de las 702.990 audiometrías realizadas durante el año pasado. Según José Manuel Gómez López, director del área de Medicina del Trabajo de la Sociedad de Prevención de Fremap, esta elevada proporción de afectados “nos confirma que muchos trabajadores presentan deficiencias de audición en alguno o en ambos oídos causadas, probablemente en este último caso por estar sometidos a un ruido excesivo en su puesto de trabajo”.

La actual legislación laboral en España obliga a las empresas a dotar de protección acústica a sus empleados cuando el ambiente donde éstos operan registre un índice mayor de los citados 85 dB. En este sentido, un protector auditivo proporciona una atenuación media de 30 dB de intensidad, siempre que se utilice de forma continuada al menos 8 horas al día de trabajo.

En cuánto a los sistemas de protección acústica, los tapones proporcionan mayor atenuación para ruidos de bajas frecuencias, mientras que los cascos funcionan mejor para las altas. El uso combinado de tapones y cascos proporciona de 10 a 15 dB más de atenuación sonora. El uso combinado debe ser considerado cuando el ruido excede los 105 dB.

La innovación tecnológica en estos sistemas de protección acústica también ha sido de gran ayuda para reducir el índice de pérdida de audición en el trabajo. Desde los protectores a medida con filtros acústicos a los que incorporan auriculares para comunicarte con tus compañeros, pasando por unos protectores especiales para azadores o la industria alimentaria, la nómina es extensa y variada.

 

Compartir: