Noticias

Aumenta la incidencia de acúfenos en los jóvenes

Destacado

8 septiembre, 2020 jóvenes y acúfenos
Share

El ruido, entendido como un exceso de decibelios, se considera ya como una “enfermedad emergente”. Y entre los principales damnificados figuran adolescentes y jóvenes, que hacen un uso inadecuado de sus reproductores de música. La asistencia a discotectas y conciertos no ayudan, pues la sobreexposición a música con un volumen elevado está aumentando la incidencia de acúfenos en los jóvenes.

Esta mayor prevalencia del tinnitus entre jóvenes tiene además aval científico, pues un estudio realizado hace ya más de dos años en Brasil apuntaba en esta dirección. La investigación, publicada en la revista Scientific Reports, señalaba que el 54,7 por ciento de los jóvenes (93 participantes) reconocieron haber sufrido acúfenos en el último año, un porcentaje que los investigadores tildaron den “alarmante”. Es más, advierten que si se mantiene esta dinámica, es probable que los afectados sufran pérdidas de audición a los 30 o 40 años.

También el ‘I estudio de hábitos de cuidado auditivo’, realizado por GAES alerta de esta dinámica preocupante: 4 de cada 10 jóvenes del mismo rango de edad reconoce escuchar música a un volumen alto, por encima de los 60 decibelios recomendados. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) comparte esta preocupación y lanza un aviso para navegantes: la mitad de las personas de entre 12 y 35 años corren el riesgo de ver deteriorada su capacidad auditiva con el paso del tiempo por una exposición a ruidos elevados durante un tiempo prolongado

Aparte de causar pérdida de audición, la sobreexposición a ruidos fuertes también aumenta, como señalábamos, el riesgo de acúfenos inducidos por ruido. La consecuencia es muchos adolescentes y jóvenes empiezan a notar pitidos en el oído, que en algunos casos se pueden volver crónicos.

Falta concienciación sobre ruido y ocio

Aunque a nivel laboral sí que se ha conseguido avanzar en el tema de la concienciación sobre la necesidad de protegerse del ruido, en el ámbito del ocio los logros son muchos menores. Cuesta concienciar a los jóvenes de que escuchen a un máximo del 60% del volumen posible la música. Y tampoco ayuda el hecho de que conciertos o discotecas pueden llegar a registrar índices superiores a los 100 dB. Otro dato alarmante: muchos auriculares pueden ofrecer un volumen máximo que oscila entre los 75 y los 146 decibelios (dB), cuando el umbral del dolor inducido por ruido se sitúa en los 120 dB. De hecho, la OMS ha instado a los fabricantes a que limiten el volumen de estos dispositivos. Y respecto a los jóvenes, esta entidad les aconseja la regla del 60/60: escuchar la música al 60% del volumen máximo y durante no más de 60 minutos al día.

Seguir leyendo

Noticias

¿Oyes un pitido en el oído aunque haya silencio a tu alrededor?

Destacado

2 junio, 2020 pitidos en el oído
Share

El confinamiento a causa de la Covid-19 ha silenciado en gran parte a las ciudades. Y ese menor ruido se ha notado en las casas, que se han beneficiado de ese contexto ambiental más moderado. No obstante, es posible que algunas personas hayan notado que pese a que haya silencio en su domicilio, oyen un pitido en el oído. Si es así, es muy probable que se trate de acúfenos, que se caracterizan por un molesto zumbido que, en situaciones de poco ruido, se hace notar especialmente.

Si eres una de esas personas que durante este confinamiento ha constatado que oye pitidos en el oído de forma recurrente, lo más recomendable es que acudas a un especialista, a un otorrino en este caso. Y es que esta percepción sonora en los oídos es el principal síntoma asociado a los acúfenos. De hecho, estos pitidos o zumbidos no proceden de una fuente sonora externa, sino que su origen es una interpretación incorrecta de los impulsos nerviosos por parte del cerebro.

Aparte de estos pitidos o zumbidos, otros síntomas asociados al tinnitus pueden ser el dolor de oído y cabeza, así como los vértigos y sensación de mareo.

Tipos de acúfenos

Atendiendo precisamente a la persistencia de estos síntomas podemos diferenciar dos tipos de acúfenos: los agudos, que se manifiestan en periodos breves, no implican pérdida auditiva y desaparecen espontáneamente, y los crónicos, que persisten durante más de seis meses.

En el caso de los tinnitus crónicos, la afectación de la calidad de vida puede ser importante. La lista de consecuencias es ilustrativa: dificultad para conciliar el sueño, incapacidad para concentrarse en los estudios o en el trabajo, irritación, ansiedad o fatiga.

Tratamiento de los acúfenos

Lo primero que hay que señalar es que actualmente los acúfenos no tiene curan. La buena noticia es que sí que hay tratamientos para combatirlo. El que se ha demostrado más efectivo es la Terapia de Reentrenamiento del Tinnitus (TRT), que presenta una eficacia probada en el 85% de los casos.

Esta terapia para tratar los acúfenos no se basa en enmascarar o camuflar los pitidos o zumbidos, sino que se centra en la habituación. Desarrollado por el doctor Pawel Jastreboff, este tratamiento lleva aplicándose desde hace 25 años con el objetivo de que el paciente se acostumbre a ese sonido hasta que deje de ser consciente de oírlo.

Pero más allá de esta terapia y su efectividad, no hay mejor tratamiento para los acúfenos que la prevención. En este sentido, los especialistas recomiendan utilizar tapones y protectores auditivos cuando estamos expuestos a un exceso de decibelios. También el uso de audífonos, en el caso de personas con pérdida auditiva, también reduce el riesgo de desarrollar tinnitus.

Siguiendo las bases de la terapia TRT, GAES ofrece un servicio especializado para afectados de tinnitus. Los interesados pueden concertar cita online con un especialista, que evaluará el grado de afectación y el mejor tratamiento posible de los acúfenos.

Seguir leyendo

Noticias

Audífonos con ruido blanco para tratar los acúfenos

Destacado

26 noviembre, 2019 acufenos-tinnitus-tratamiento
Share

Los acúfenos afectan a casi un 8% de la población, cuya calidad de vida queda condicionada por los molestos pitidos y zumbidos en el oído. El problema se agrava si al tinnitus se le une pérdida de audición. En estos casos, los audífonos con ruido blanco pueden ser la mejor solución. En este post te damos más detalles sobre estos dispositivos.

Los audífonos acostumbradores o enmascaradores son aquellos que incluyen soluciones habituadoras. Dicho de otra manera, se trata de audífonos que emiten un sonido agradable y terapéutico (ruido blanco) que acaba desviando la atención del afectado o afectada del molesto pitido o zumbido en el oído.

El tipo de sonido enmascarador se ajusta, en frecuencia y niveles, según cada cliente. Esta solución personalizada forma parte de los servicios de GAES Acufend, que enseña a lo afectados a convivir con el tinnitus, tanto de forma consciente como inconsciente. El objetivo es siempre recuperar el confort auditivo.

GAES Acufend forma parte del equipo de profesionales de GAES Serena, que ofrecen también asesoramiento sobre ejercicios de relajación y de control del estrés para combatir de forma integral el tinnitus.

Un antes y un después

Los pitidos o zumbidos constantes en los oídos que caracterizan a los acúfenos pueden, dependiendo de su intensidad y duración, provocar problemas de ansiedad e insomnio. Por eso se recomienda a los afectados y afectadas que acudan a un especialista, ya que el uso de audífonos enmascaradores puede suponer un gran cambio. Es el caso de Sergio Garrido, un médico residente al que los acúfenos le condicionaron sus estudios. Un audífono acostumbrador con ruido blanco le supuso un antes y un después, tal y como él explica.

Seguir leyendo

Noticias

Acúfenos y estrés

Destacado

6 agosto, 2019 audifonos con ruido blanco
Share

Muchas personas están a punto de iniciar este mes de agosto sus vacaciones. Y lo harán con el deseo de dejar atrás el estrés del día que, en algunos casos y según la intensidad, puede afectar de forma notable su salud. A problemas ya conocidos como el insomnio o la ansiedad se le puede unir también la aparición de pitidos en el oído. En este post te explicamos la relación entre acúfenos y estrés.

Aunque siguen sin conocerse las causa que origina los acúfenos, un nuevo estudio realizado en 2016 por el Centro de Audición y Sordera de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, abrió una nueva puerta en este sentido. Y es que a través de resonancias magnéticas funcionales los investigadores constataron que la actividad anómala subyacente en el tinnitus también aparecía en la amígdala. Y esto es relevante porque se trata de la parte del cerebro que asigna emociones a nuestras percepciones.

Richard Salvi, uno de los autores del estudio, recuerda que “muchos pacientes informan que comenzaron a experimentar zumbidos en los oídos (acúfenos o tinnitus) tras sufrir un periodo de gran ansiedad o estrés. Por eso, y tras este hallazgo, pensamos que no sólo la pérdida de audición es relevante, sino que existen también factores emocionales en conjunción con los factores auditivos”.

Otros estudios también han analizado la relación entre el tinnitus y el estrés. Es el caso del realizado por tres investigadores alemanes y publicado en el portal Frontiers, que en 2012 encontró una correlación directa entre la gravedad de ambas situaciones. Según sus resultados, los que sufrían los mayores niveles de estrés en la mayoría de los casos también tenían la percepción de tinnitus más severa o habían sufrido tinnitus por más tiempo. El estudio se llevó a cabo usando la Escala de Depresión, Ansiedad y Estrés (DASS, por sus siglas en inglés), e incluyó a 196 sujetos de edades entre 20 y 60 años.

El mejor tratamiento contra los acúfenos

En muchas ocasiones, ya sea inducido por ruido o por una situación de estrés, los pitidos en los oídos que caracterizan a los acúfenos desaparecen al cabo de unos días. No obstante, hay veces en que el tinnitus se convierte en algo permanente. En estos casos se suele recurrir a tratamientos para enmascarar los ruidos y habituarse a ellos, como es la Terapia de Reentrenamiento del Tinnitus (TRT), que es la más efectiva de todas.

El objetivo final de esta terapia es que el paciente se acostumbre a ese sonido hasta que deje de ser consciente de oírlo. Y la realidad es que funciona. De hecho, se presenta como el método más efectivo para calmar los efectos de los acúfenos, con un porcentaje de éxito del 85%. De esta forma, y en un plazo de entre 9 y 18 meses, los afectados recuperan la calidad de vida perdida.

Seguir leyendo