Noticias

Hipoacusia neurosensorial

Destacado

12 noviembre, 2019 personas mayores y pérdida auditiva
Share

La hipoacusia neurosensorial supone una pérdida auditiva que puede deberse a dos problemas diferentes: pérdida sensorial que afecta al oído interno o bien al nervio auditivo. En ambos casos, el sonido se transmite correctamente a través del oído externo y medio. La limitación se localiza en el oído interno. En el siguiente post te explicamos con más detalles qué es la hipoacusia neurosensorial y cómo tratarla.

La causa principal de la pérdida de audición neurosensorial es, como señalábamos, el daño que sufren las células ciliadas o las terminaciones nerviosas de la cóclea. El resultado es una reducción en la percepción de la intensidad y calidad de sonido.

La causa principal de la hipoacusia neurosensorial es el envejecimiento, que afecta a las células ciliadas. Pero la edad no es el único factor. Este tipo de pérdida auditiva puede ser también congénita y detectarse desde el nacimiento, ya sea por carga hereditaria o por un desarrollo anormal en las etapas de gestación del feto.

Otros factores adquiridos que pueden desembocar en hipoacusia neurosnesorial, aparte de la citada de la presbiacusia, pueden ser los traumatismos, la exposición a ruidos elevados, el síndrome de Ménière y la meningitis. También los medicamentos ototóxicos pueden desencadenar este tipo de pérdida auditiva.

Síntomas y tratamiento de la hipoacusia neurosensorial

Una pérdida de audición neurosensorial se nota porque el afectado o afectada tiene problemas para entender el habla, incluso cuando ésta suena lo suficientemente alta. Si esta hipoacusia se padece en un solo oído puede generar problemas para localizar de donde provienen los sonidos o para oír un ruido de fondo.

Una vez confirmado el diagnóstico, los audífonos suelen ser la solución auditiva más recomendada cuando solo hay afectado un oído y la afectación es leve o moderada. Si es profunda, es posible que la solución pase por un implante osteointegrado, que traslada el sonido directamente al oído interno en forma de vibraciones y sin forzar el conducto auditivo.

Seguir leyendo

Noticias

¿Qué es la hipoacusia? ¿Cómo podemos prevenirla y tratarla?

2 enero, 2018 tipos de hipoacusia
Share

Podemos definir la hipoacusia como la “deficiencia registrada en la capacidad para percibir los sonidos en su intensidad habitual”. Dependiendo del grado de pérdida de audición, puede ser leve, moderada o grave. Si afecta a un oído es unilateral, mientras que si afecta a los dos, es bilateral. Además, hay que dejar claro que puede afectar a personas de cualquier edad, si bien son los adultos con edades superiores a 50 años los que la padecen en mayor proporción. En este post te explicamos los diferentes tipos que existen y cómo tratarlos.

Tipos de hipoacusia

En cuanto a los tipos, se distinguen tres, relacionados con el lugar del oído donde se presenta el daño que provoca esta pérdida de audición:

  • Hipoacusia neurosensorial. Es aquella que describe dos problemas diferentes: pérdida sensorial que afecta al oído interno y pérdida neural que hace lo propio con el nervio auditivo. Las causas de este tipo de hipoacusia pueden ser congénitas, debido a motivos genéticos o por desarrollo anormal en las etapas de gestación del feto, o adquiridas, producidas tras el nacimiento y que aparecen por diferentes motivos: traumatismo, exposición continuada a niveles altos de ruido o presbiacusia (pérdida de audición ligada al envejecimiento).
  • Hipoacusia conductiva. Es aquella que afecta al oído externo y medio, impidiendo que las ondas sonoras pasen al oído interno. Para hacernos la idea de lo que supone basta con que nos tapemos un oído. Las causas de su aparición pueden ser infecciones del oído medio (otitis media), tumores benignos (colesteatomas), tímpanos perforados, traumatismos y malformaciones del oído medio y externo.
  • Hipoacusia mixta. Es una combinación de la hipoacusia conductiva y la neurosensorial, lo que implica que hay daños tanto en el oído externo o medio como en el oído interno. Las personas afectadas oyen los sonidos más bajos de volumen y les cuesta más entenderlos. En este caso las causas hay que buscarlas en factores genéticos o en sobreexposición a ruidos altos.

¿Cómo tratarla?

El mejor tratamiento para abordar las hipoacusias dependerá del grado. Las leves pueden corregirse gracias a los audífonos. Sin embargo, en las moderadas y severas puede que esta solución no sea suficiente. En estos casos se recomiendan los implantes cocleares para personas con hipoacusia bilateral. En el caso de hipoacusia unilateral neurosensorial y de hipoacusia conductiva o mixta, la recomendación suelen ser los implantes osteointegrados, en los que el implante convierte el sonido en vibraciones que se envían al oído interno a través del hueso.

Seguir leyendo