Noticias

“Controlar los acúfenos me ha cambiado la vida”

19 noviembre, 2015 acúfenos
Share

Brugués Meca cumple hoy 29 años. Es una chica de vitalidad contagiosa y sonrisa fácil. Vive en Barcelona, es interiorista y le apasiona viajar. Y tiene acúfenos, lo que no le impide llevar una vida completamente normal gracias a la terapia de habituación. No obstante, al principio no fue así. Para nada. El desconocimiento de esta patología, el miedo al rechazo y la falta de un tratamiento efectivo fueron una carga muy pesada.

¿Cuándo aparece el tinnitus en tu vida?
Que yo sea consciente, a los trece años. Ya de muy pequeña, con tres años, tuve una infección de oído que me provocó pérdida de audición, pero los pitidos no empezaron hasta diez años después, cuando empecé a notar el zumbido constante. Lo notaba sobre todo por la noche y eso empezó a generarme ansiedad, porque no se iba y no podía controlarlo.

¿Y cómo reaccionaste?
La verdad es que seguramente por la edad no supe afrontarlo bien, porque para mí era un complejo. Cómo además tengo un carácter un poco orgulloso, pues no lo decía. Y eso que en clase había compañeros que me decían ‘oye, ¿que no me oyes? ¿estás sorda o qué?’.Y la verdad es que fue duro y tuve que ser fuerte para que de cara a la galería pareciese todo normal. No querían que me viesen como alguien diferente. Ahora, claro, no lo veo así.

¿El tinnitus afectó tu rendimiento escolar?
La verdad es que sí. Me ralentizó mucho. Sentía el pitido y no podía concentrarme en las clases y lo que decía el profesor. Muchas veces tenía que salir del aula e irme al lavabo. Desde luego no era la mejor manera de aprender.

¿Y los especialistas que te trataron no te dieron ninguna solución?
La verdad es que yo no descubrí que había una terapia efectiva de habituación hasta que me hablaron de GAES. Pero pasó mucho tiempo y muchas noches de ansiedad, llorando y diciéndoles a mis padres que qué era aquello, que lo pasaba fatal. Y claro, imaginarme toda la vida así…Por suerte, la terapia y el poder controlar los acúfenos me cambió la vida.

Vaya, que hubo un antes y un después de empezar con la terapia…
Totalmente. Antes era una Brugués insegura en muchos aspectos… Me emociono al recordarlo, pero es que lo pasé mal…  Después he sido una Brugués fuerte, muy segura. Y ahora estoy encaminando mi vida. Me ha aportado una seguridad brutal en mi misma.

Cuándo empezaste con la terapia de habituación, ¿notaste mejoría rápidamente?
Yo recomiendo tener un poco de paciencia. No es algo inmediato. No es como una pastilla que te la tomas y notas el efecto al cabo de unos minutos. Pero la verdad es que la terapia funciona, y más si la complementas con una vida sana, con ejercicio y dieta.  Lo que sí fue rápido en mi caso fue el resultado con la terapia centrada en sonidos, que te ayuda a habituarte a determinados ruidos para que no se te dispare el acúfeno y el pitido en el oído.

Uno de los problemas de los acúfenos es que la gente no sabe lo que es…
La verdad es que a raíz de que yo he hecho pública mi situación, mucha gente ha contactado conmigo por diferentes vías diciéndome que a ellos y ellas les pasaba lo mismo. Y claro, no sabían que tenían tinnitus. Por eso creo que es clave dar a conocer este problema.

Y es importante que se traten, que hagan la terapia, que vean que hay solución.
Por supuesto. Tiene solución y han de saberlo. Es cierto que no tiene cura y no se quita, evidentemente, pero con la terapia sí que reduces la molestia de los pitidos y zumbidos en el oído hasta un punto que no los oyes. Y eso para la gente que lo sufre, es mucho…

¿Qué consejo le darías a una persona que padece tinnitus o que tiene un hijo o familiar que los sufre?
Lo primero, que acuda a un centro especializado y empiece con la terapia. Porque saber que hay una forma de calmar esa sensación es básico y muy importante. La terapia funciona y te hace recuperar calidad de vida, sentirte mejor y más seguro. Tienes menos estrés y ansiedad. Y eso es vivir mejor, sin duda.

 

Seguir leyendo