Noticias

Ejercicios para tratar el vértigo

Destacado

6 octubre, 2020 ejercicios contra el vértigo
Share

Ya hemos hablado en más de una ocasión en nuestro blog de los molestos vértigos, que sufren además una de cada tres personas una vez en la vida. El más frecuente o común es el Vértigo Postural Paroxístico Benigno (VPPB). En la siguiente entrada te explicamos varios ejercicios posturales que te pueden ayudar a mitigar la sensación de que todo gira y se mueve a tu alrededor.

El Vértigo Postural Paroxistico tiene una mayor prevalencia entre las personas de más de 50 años. Su síntoma principal es la citada sensación de que tú o tu entorno dan vueltas o se mueven, de que estás perdiendo el equilibrio, lo que muchas veces puede provocar náuseas y hasta vómitos.

Aunque el VPBB puede desaparecer de forma espontánea días o semanas después de su aparición, se suele recomendar un . En este sentido, existen diferentes maniobras, que implican el movimiento de la cabeza en unas posiciones determinadas:

  • Maniobra de Epley. Lo primero que hay que saber es que estos ejercicios los tiene que realizar siempre un médico o especialista. Así, mientras el paciente está sentado, el doctor gira la cabeza del paciente 45 grados hacia el oído afectado, para luego recostarlo y ponerlo en posición horizontal. Esa maniobra suele desencadenar ataques de vértigo que no suelen durar más de un minuto. El siguiente movimiento es el giro del cuello hacia el oído no afectado y la colocación del paciente de lado, para que se alinee con la cabeza. Una vez realizada esta maniobra, el afectado debe permanecer erecto o semierecto durante 1 a 2 días y evitar la flexión o la extensión del cuello. Estos ejercicios se suele utilizar de forma conjunta con la Maniobra de Sermont, en la que el especialista mueve a un lado y otro al paciente, que parte de una posición sentada en una camilla.

  • Ejercicios de Brandt Daroff. En este caso, las maniobras si que se pueden realizar en casa por los propios afectados. Se recomienda hacerlas dos veces al día y en una camilla o sofá. El paciente, sentado y siempre mirando a un punto fijo, se deja caer a un lado primero durante 30 segundos. Luego vuelve a la posición de sentado otro medio minuto y se deja caer al otro lado durante otros 30 segundos. Esta alternancia o ciclo hay que hacerla cuatro o cinco veces seguidas, dos veces al día y durante dos semanas.

  • Maniobra de Foster. Se trata de otra tabla de ejercicios que se pueden realizar en casa. En este caso el paciente empieza arrodillado. Luego inclina la cabeza hacia atrás, mirando el techo. El segundo paso implica inclinarse hacia adelante, llevando la cabeza hasta el suelo. Después, el afectado o afectada ha de girar la cabeza y mirar al codo del lado de donde le provenga el mareo, manteniendo esta posición 30 segundos. Luego se levanta la cabeza y se deja el cuerpo en un ángulo de 45 grados.

  • Ejercicios mientras caminamos. Caminar siempre es bueno. También para el vértigo, como demuestran diferentes ejercicios en los que los pies son la clave. Por ejemplo, uno muy sencillo, consiste en dar 4 pasos y parar en seco, esperar 10 segundos y reanudar la marcha. Hay una variante que consiste en que tras la parada, el afectado o afectada se da la vuelta y da los siguientes pasos en dirección opuesta.


Seguir leyendo

Noticias

Vértigo postural, cómo tratarlo y cómo prevenirlo

31 diciembre, 2019 Vértigo Postural
Share

Una de cada tres personas experimenta a lo largo de su vida un episodio de vértigo. Y de entre los diferentes tipos diagnosticados, el Vértigo Postural Paroxístico Benigno (VPPB) es el más frecuente y el que protagoniza la mayoría de visitas al médico de cabecera cuando aparece esa sensación de que todo gira y se mueve a tu alrededor. El VPPB tiene una mayor prevalencia entre las personas de más de 50 años.

El Vértigo Postural se produce, como su nombre indica, por cambios específicos en la posición en la cabeza, ya sea al inclinarla hacia arriba o abajo, al girarla o al recostarla. Estos cambios de posición estimulan el canal semicircuclar posterior del oído interno.

Los principales síntomas son los propios de los vértigos: mareo, sensación de que tú o tu entorno dan vueltas o se mueven, pérdida de equilibrio y, en consecuencia, náuseas y hasta vómitos.

El VPBB suele causar episodios breves de mareos, que puede ser leves o intensos. En todo caso, y aunque puede ser un problema molesto, muy pocas veces es grave.

Cómo prevenir el vértigo postural

En el caso del Vértigo Postural Paroxístico Benigno (VPBB), la mejor manera de prevenirlo es evitar posiciones extremas de la cabeza o movimientos rápidos de la misma, así como minimizar las circunstancias que pueden desencadenar esta afección, como la ansiedad, el consumo de sustancias que provocan alergia o el estrés.

Cómo tratar el vértigo postural

El VPBB puede desaparecer de forma espontánea días o semanas después de su aparición. En todo caso, se suele recomendar un tratamiento de reposicionamiento que eviten la estimulación del canal semicircular del oído interno. Entre estas maniobras, que implican el movimiento de la cabeza en unas posiciones determinadas, destaca sobre todo la maniobra de Epley. Una vez realizada, siempre por un especialista, el paciente debe permanecer erecto o semierecto durante 1 a 2 días y evitar la flexión o la extensión del cuello.

Seguir leyendo