Noticias

Pérdida de audición prelocutiva y postlocutiva

Destacado

10 septiembre, 2019 Solo el 10% de los españoles usa audífonos
Share

Hemos hablado en diferentes ocasiones sobre los diferentes tipos de pérdida de audición atendiendo a la localización de la lesión u origen del problema (hipoacusia transmisiva o hipoacusia neurosensorial) y también según la intensidad (leve, moderada, severa o profunda). Pero también hay otra manera de diferenciar la pérdida auditiva: dependiendo de si ésta se produce antes de empezar a hablar (prelocutiva) o después (postlocutiva).

La pérdida de audición postlocutiva, ya sea repentina o progresiva, es aquella que se registra cuando el afectado o afectada ya ha adquirido y desarrollado el lenguaje. Es más, aunque la hipoacusia se acentúe, esta habilidad no se pierde y la comunicación con otras personas se puede mantener con la ayuda de audífonos o implantes cocleares,

En el caso de la pérdida de audición prelocutiva, ésta aparece antes de que el niño o niña haya desarrollado la capacidad de comunicación verbal. Hablamos, en la mayoría de casos, de hipoacusias severas o profundas, para las que los implantes coclerares se presentan como la mejor solución. Dependiendo de cada caso, se optará por un implante unilateral (para un oído) o bilateral (para los dos). También se puede optar por un implante mixto (combinación de esta solución auditiva con un audífono).

La detección precoz de la pérdida de audición prelocutiva y postlocutiva

Tanto en la pérdida de audición prelocutiva como en la potlocutiva, la detección precoz es clave. En el primer caso, para que los niños cuenten con la ayuda de un implante que les facilite el proceso de aprendizaje del lenguaje de la forma más natural posible. En todo caso, aparte de la citada solución auditiva, será clave la ayuda de un logopeda en todo este proceso. En el caso de a pérdida auditiva postlocutiva el reto en niños es que la hipoacusia no interfiera en su proceso de aprendizaje académico. Cuando hablamos de adultos y personas mayores, el objetivo es evitar el aislamiento que implica en muchas ocasiones el hecho de no oír bien y no poder seguir de forma adecuada las conversaciones con los demás.

Seguir leyendo