Noticias

Ejercicios para tratar el vértigo

Destacado

6 octubre, 2020 ejercicios contra el vértigo
Share

Ya hemos hablado en más de una ocasión en nuestro blog de los molestos vértigos, que sufren además una de cada tres personas una vez en la vida. El más frecuente o común es el Vértigo Postural Paroxístico Benigno (VPPB). En la siguiente entrada te explicamos varios ejercicios posturales que te pueden ayudar a mitigar la sensación de que todo gira y se mueve a tu alrededor.

El Vértigo Postural Paroxistico tiene una mayor prevalencia entre las personas de más de 50 años. Su síntoma principal es la citada sensación de que tú o tu entorno dan vueltas o se mueven, de que estás perdiendo el equilibrio, lo que muchas veces puede provocar náuseas y hasta vómitos.

Aunque el VPBB puede desaparecer de forma espontánea días o semanas después de su aparición, se suele recomendar un . En este sentido, existen diferentes maniobras, que implican el movimiento de la cabeza en unas posiciones determinadas:

  • Maniobra de Epley. Lo primero que hay que saber es que estos ejercicios los tiene que realizar siempre un médico o especialista. Así, mientras el paciente está sentado, el doctor gira la cabeza del paciente 45 grados hacia el oído afectado, para luego recostarlo y ponerlo en posición horizontal. Esa maniobra suele desencadenar ataques de vértigo que no suelen durar más de un minuto. El siguiente movimiento es el giro del cuello hacia el oído no afectado y la colocación del paciente de lado, para que se alinee con la cabeza. Una vez realizada esta maniobra, el afectado debe permanecer erecto o semierecto durante 1 a 2 días y evitar la flexión o la extensión del cuello. Estos ejercicios se suele utilizar de forma conjunta con la Maniobra de Sermont, en la que el especialista mueve a un lado y otro al paciente, que parte de una posición sentada en una camilla.

  • Ejercicios de Brandt Daroff. En este caso, las maniobras si que se pueden realizar en casa por los propios afectados. Se recomienda hacerlas dos veces al día y en una camilla o sofá. El paciente, sentado y siempre mirando a un punto fijo, se deja caer a un lado primero durante 30 segundos. Luego vuelve a la posición de sentado otro medio minuto y se deja caer al otro lado durante otros 30 segundos. Esta alternancia o ciclo hay que hacerla cuatro o cinco veces seguidas, dos veces al día y durante dos semanas.

  • Maniobra de Foster. Se trata de otra tabla de ejercicios que se pueden realizar en casa. En este caso el paciente empieza arrodillado. Luego inclina la cabeza hacia atrás, mirando el techo. El segundo paso implica inclinarse hacia adelante, llevando la cabeza hasta el suelo. Después, el afectado o afectada ha de girar la cabeza y mirar al codo del lado de donde le provenga el mareo, manteniendo esta posición 30 segundos. Luego se levanta la cabeza y se deja el cuerpo en un ángulo de 45 grados.

  • Ejercicios mientras caminamos. Caminar siempre es bueno. También para el vértigo, como demuestran diferentes ejercicios en los que los pies son la clave. Por ejemplo, uno muy sencillo, consiste en dar 4 pasos y parar en seco, esperar 10 segundos y reanudar la marcha. Hay una variante que consiste en que tras la parada, el afectado o afectada se da la vuelta y da los siguientes pasos en dirección opuesta.


Seguir leyendo

Noticias

Vértigo periférico: qué es y cómo tratarlo

Destacado

27 agosto, 2019 Uno de cada tres españoles padece vértigos
Share

Una de cada tres personas ha padecido alguna vez (o lo hará durante su vida) vértigos. De hecho, el 5% de las visitas a los médicos de cabecera se deben a esa sensación de que todo gira y se mueve a tu alrededor. Lo que mucha gente desconoce es que el origen de gran parte de esos vértigos proviene del oído, pieza central que controla nuestro equilibrio. En estos casos hablamos de vértigo periférico.

El 10% de las consultas al otorrinolaringólogo son debidas precisamente a este tipo de vértigos. Los pacientes acuden al especialista aquejados de una sensación ilusoria o alucinación de movimiento, ya sea de ellos mismos o de los objetos que les rodean. En muchas ocasiones, este “desequilibrio” se acompaña de sudoración, náuseas y vómitos.

Aunque los vértigos pueden afectar a hombres y mujeres, son más frecuentes en éstas, especialmente entre los 30 y los 50 años de edad. Y dentro de los diferentes tipos, podemos diferenciar entre el citado vértigo periférico, que se produce por lesión del laberinto u oído interno, y el vértigo central, cuando la lesión que lo provoca está en el sistema nervioso central.  

CAUSAS DEL VÉRTIGO PERIFÉRICO

Entre las causas que pueden provocar el vértigo periférico destacan tres:

Vértigo Paroxístico Benigno

Se produce por un cambio de posición. No suelen durar mucho y desaparecen casi siempre al cambiar de posición. La mayoría de expertos coinciden en afirmar que el VPPB es la causa más frecuente del vértigo. De hecho, representa el 35% de los vértigos de origen periférico, una cifra que, según el doctor Juan Royo, médico especialista de la comunidad de salud auditiva Viviendo el Sonido, asciende hasta el 50% si se tienen en cuenta las personas mayores de 60 años: “En esta franja de edad es en la que se sitúa una mayor incidencia de VPPB, que además es más frecuente entre las mujeres”. 

Enfermedad de Ménière

Se trata de una patología crónica del oído interno producida por un exceso de endolinfa, un líquido que llena las cavidades del oído interno. Suele aparecer entre los 30 y 50 años y se manifiesta con tres posibles síntomas: hipoacusia o pérdida auditiva, acúfenos -pitidos en el oído- y vértigo recurrente, con sensación de giro continuo, náuseas y vómitos. Royo remarca que el 65% de las personas afectadas son mujeres y subraya la importancia “de hacer una buena historia clínica para diagnosticar esta enfermedad”.

Neuronitis vestibular

Hablamos en este caso de una crisis intensa y súbita del denominado ‘vértigo rotatorio’, que se produce por una disfunción súbita de las funciones del laberinto posterior del oído medio. Aunque se desconoce su origen, la teoría más aceptada es que se desencadena por una infección vírica. El doctor Juan Royo señala que “este tipo de vértigo afecta por igual a hombres y mujeres y su incidencia máxima se sitúa entre los 40-50 años de edad”.

Otras posibles causas que pueden originar vértigo periférico son el neurinoma del acústico, un tumor benigno que presiona el nervio vestibular, o lesiones como los traumatismos craneales.

¿CÓMO PREVENIR EL VÉRTIGO PERIFÉRICO?

Como siempre ocurre en salud auditiva, la mejor receta es la prevención. Los especialistas de GAES comparten estos cinco consejos:

  • Evitar la aparición de otitis o tapones de cerumen, manteniendo siempre las orejas limpias y secas en verano y protegiéndolas del frío en invierno.
  • Someterse a revisiones auditivas periódicas.
  • Apostar por una alimentación sana y evitar el tabaco y el café.
  • Mantener una buena postura corporal, evitando bajar la cabeza por debajo de los hombros, estirar el cuello hacia arriba o realizar giros bruscos.
  • Disminuir el consumo de los medicamentos ototóxicos, entre los que se encuentran el ácido acetilsalicílico, ciertos fármacos diuréticos y algunos antiinflamatorios y antibióticos.

Seguir leyendo