Arena en el oído e infección por agua

Nuestros oídos en vacaciones

Cada estación pone a prueba nuestros oídos de una manera diferente: en invierno con el frío y la posible gripe o en primavera con las alergias que traen consigo molestias específicas. Veamos algunos ejemplos de infecciones en los oídos típicas del verano y cómo afrontarlos.

¿Qué ocurre cuando me entra arena en el oído?

Tener arena en los oídos es un fenómeno bastante común y normal, especialmente entre los niños que juegan en la playa en verano. Algunos indicios que pueden hacernos pensar que se han introducido cuerpos extraños en los oídos son:

  • Dolor o molestia.
  • Reducción de la capacidad auditiva, si el conducto auditivo está muy obstruido. 
  • Enrojecimiento e irritación de los oídos en general.

¿Cómo quitar la arena del oído?

Para sacar estas partículas de arena de los oídos, se pueden probar algunos métodos sencillos, prestando siempre mucha atención, ya que, sin duda, el canal auditivo es una zona del cuerpo muy delicada. Se puede actuar directamente en el oído y recurrir a algunas soluciones, como, por ejemplo, gotas específicas o agua oxigenada. Veamos cómo quitar la arena de los oídos en cada caso.

Inclinar la cabeza

¿Cómo sacar la arena de los oídos? El primer método es el más sencillo y directo: inclinar la cabeza y estirar del lóbulo de la oreja correspondiente para ayudar a que salga la arena del conducto auditivo. Es conveniente repetir la operación en los dos oídos.

Usar gotas o solución salina

 

Para sacar la arena de los oídos también se puede recurrir a una solución salina o gotas. Después de inclinar la cabeza, debemos introducir dos o tres gotas en el oído y esperar unos minutos en esta posición para que el líquido penetre correctamente en el canal auditivo. Después debemos girar la cabeza hacia el lado contrario para que salga la solución salina del oído. Por último, secaremos la parte exterior con una toalla limpia. También en este caso, se recomienda efectuar esta operación en ambos oídos.

Peróxido de hidrógeno

 

Para sacar la arena de los oídos, también se puede utilizar agua oxigenada. En este caso, se aconseja preguntar en la farmacia la dosificación adecuada y respetar las indicaciones del prospecto. En general, el procedimiento es parecido al de la solución salina: debemos introducir unas gotas de peróxido de hidrógeno, esto es, agua oxigenada, en el interior del canal auditivo, esperar unos cinco minutos y después secar con cuidado la parte exterior del oído usando una toalla limpia.

Dos clientes hablan con una audioprotesista antes de una prueba auditiva
Un test auditivo rápido y necesario

La revisión auditiva permite a los audiólogos medir y evaluar la capacidad de una persona en tan sólo unos minutos.

Más información

Disfruta de la piscina sin ponerte enfermo

Piscina y dolor de oído: a veces, las dos cosas están relacionadas. Cuando nos bañamos en la piscina o incluso en el mar, el agua no siempre está limpia, lo que implica un mayor riesgo de proliferación de bacterias en el oído. Cuano esto ocurre, aumentan también las probabilidades de problemas en el aparato auditivo, que a menudo comienzan con dolor de oído o con la aparición de infecciones.

Irritación de oídos después de nadar

El agua acumulada en los oídos y la humedad pueden provocar infecciones y otras molestias: la piel del conducto auditivo se humedece, proliferan las bacterias y se generan inflamaciones e irritaciones en este órgano. A menudo, estas molestias se presentan después de un baño con agua de mar o de la piscina. 

Buenas reglas para la piscina

Para evitar el dolor de oído después de nadar en la piscina, se pueden seguir estos prácticos consejos:

  • ponerse de forma correcta el gorro, asegurándose de cubrir los oídos completamente;
  • además del gorro, se pueden utilizar los tapones para la piscina. En Gaes se pueden hacer a medida, para conseguir la máxima comodidad y eficacia;
  • secar siempre los oídos cuando se salga del agua, realizando esta operación con delicadeza y usando una toalla limpia.
¿Necesita ayuda? Contacta tu clínica más cercana Detalles aquí

Los oídos de los niños en vacaciones

Por supuesto, estas medidas también son válidas para los  niños: son justamente ellos quienes sufren más a menudo infecciones e irritaciones en los oídos. Al jugar en la playa y en el mar, es normal que se les pueda acumular agua y arena en las orejas. Esto puede provocar incómodas irritaciones y molestias. Estos son algunos consejos para unas vacaciones sin problemas. 

Algunos consejos para todas las edades

Para evitar infecciones en los oídos se pueden seguir algunos de estos sencillos y prácticos consejos: 

  • Evitar sumergir la cabeza en el agua, de manera que no se mojen los oídos.
  • Si se nota que ha quedado agua en los oídos, poner la cabeza de lado y girar el oído hacia abajo de manera que el agua pueda salir del canal auditivo.
  • Después del baño, secar el oído con suavidad usando una toalla o el chorro de aire caliente del secador, teniendo cuidado de no utilizarlo a la máxima potencia.
  • Usar una protección eficaz para evitar que entre agua en los oídos, como tapones de piscina a medida;
  • No intentar nunca sacar el agua, la arena y la suciedad con una bola de algodón. Podría ocasionar un daño mayor en el conducto auditivo y exponerlo a otros agentes patógenos.

¿Cómo se puede prevenir?

Cuando se nada, los tapones para los oídos para piscina son los mejores aliados para evitar infecciones. Es importante utilizarlos para ahorrarnos molestias e irritaciones en los oídos. GAES ofrece una amplia selección de tapones para los oídos de piscina:

Si tienes duda sobre tu pérdida auditiva Pregunta a un experto

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratis

Pide cita

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana

Busca tu tienda