Vértigo, Mareos y Pruebas Vestibulares

Vértigo y Mareos: un posible problema auditivo conectado con la Laberintitis

Nuestro mantenimiento del equilibrio, nuestra orientación espacial y la información postural de nuestro cuerpo se alojan en el laberinto, de manera que cuando esta parte del oído interno sufre una inflamación por diversas causas, esas funciones se pueden ver afectadas. 

La Laberintitis puede desencadenar episodios de mareos y vértigos severos que es importante aprender a identificar y controlar por el importante impacto que pueden tener en nuestra vida cotidiana estos trastornos.

Los síntomas del vértigo y los mareos

La Laberintitis acostumbra a causar vértigos, esa sensación de inestabilidad que se manifiesta de maneras diversas en función de si se trata de vértigos subjetivos u objetivos. En el caso de los vértigos subjetivos, el paciente tiene la sensación de que está girando, que se mueve, aunque en realidad esté quieto. En el caso de los vértigos objetivos, la sensación de movimiento se traslada al entorno, son las cosas que hay en la habitación las que giran en torno al paciente.

Otros síntomas pueden ser pérdidas del equilibrio, náuseas y vómitos, provocados por mareos y sudores fríos o zumbidos en los oídos.

Los diferentes tipos de vértigo

Los vértigos pueden ser de diferentes tipos, objetivos o subjetivos, por ejemplo, según la sensación sea que es uno quien gira o si se percibe que lo que se mueve es el entorno. Pero también se diferencia entre el vértigo periférico, que habitualmente está asociado a problemas en el laberinto vestibular y el vértigo central, que tiene que ver con afecciones en el tronco encefálico o en el cerebelo. Tampoco se debe confundir mareos y vértigos. Mientras que en el vértigo se percibe un movimiento ficticio, es decir, que no se está produciendo en realidad, el mareo es una sensación más amplia de aturdimiento o desorientación que, en algunos casos, puede incluir los vértigos, pero también pérdida del equilibrio, malestar o desfallecimiento, por ejemplo.

Soluciones y tratamiento para el vértigo

Es fundamental acudir al especialista cuando se perciben estos síntomas, porque al fin y al cabo, los síntomas nos alertan sobre una situación que subyace. Los tratamientos combinan prescripciones farmacológicas que tratan de atacar la infección que puede provocar la Laberintitis, al mismo tiempo que se intenta reducir la inflamación y la presión del líquido del oído interno. Algunos hábitos alimenticios como la reducción de la ingesta de sal puede ayudar, así como los hábitos de vida como reducir el estrés o las situaciones de ansiedad; e incluso, los posturales como no hacer movimientos bruscos con la cabeza.  

Pruebas vestibulares: información útil

Las pruebas vestibulares son una serie de pruebas diagnósticas que permiten conocer más acerca del estado y la posible afectación del oído interno, el laberinto vestibular y los canales semicirculares. Entre esas pruebas las más habituales son la electronistagmografía o las pruebas de rotación, entre otras. En todo caso, esas pruebas ofrecen al especialista la información que necesita para determinar la forma de enfrentarse a los episodios de vértigos.

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratuita.

Reservar ahora

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana.

Busca tu tienda