Noticias

28/02/2019

8 pasos para llegar a centenarios con salud

Descubre las pautas más saludables para vivir una vida larga y plena

Sandra García Castañeda

Sandra García Castañeda

Psicóloga del Instituto Barcelona de Psicología

Si preguntamos a las personas mayores de 60 años si les gustaría llegar a cumplir los 100 años con salud, la mayoría contestará afirmativamente. No obstante, buena parte de esa mayoría cree que eso es cuestión de suerte.Por esta razón lo que explicaremos en este artículo va dirigido a quienes creen que es posible reinventarse y desaprender ciertos hábitos, a quienes saben que vivir 30 años más con salud es una opción. Hasta cierto punto, una decisión que podemos tomar.



Hace dos décadas las personas que cumplían 100 años eran noticia en los medios. Hoy tenemos unas 600.000 personas centenarias en el mundo y más de 12.000 en España. El Dr. F.Javier González, investigador en gerontología, propone reinventarse, retirar las etiquetas que nos han puesto cuando somos mayores, borrar las restricciones que creemos tener, en estos ocho pasos:

1- Nutrición

Selecciona para tu alimentación más verduras, frutas y frutos secos. Da preferencia al pescado sobre la carne. Retira el tabaco y reduce al máximo posible el azúcar, la harina refinada y las comidas procesadas.

2- Límites calóricos

La reducción calórica ha demostrado empíricamente que alarga la vida de las personas.

Hay que tener en cuenta que las generaciones que ahora superan los 60 años, han vivido épocas de gran crisis económica e, incluso, en algunos casos, carencia alimentaria. Por ello, el organismo aumenta el metabolismo basal, intentando ingerir más calorías de las que realmente necesita, en prevención de una posible nueva época de escasez.

Por tanto, reduce algo las porciones de comida.

3- Ejercicio

La inactividad física es patógena. Recurre al sillón cuando estés cansado/a de hacer ejercicio. La clave es mantenerse activo/a y para eso es mejor elegir un tipo de ejercicio o actividad que sea de tu agrado. El mejor gimnasio es tu ciudad o los caminos rurales cercanos para caminar o ir en bicicleta. La prioridad no es muscularse ni perder peso, sino oxigenar una mayor cantidad de sangre que lleve ese oxígeno a todas tus células.

4- Vida social

Mantente conectado con otros. Haz vida social y busca a quien puede ayudar para sentirte útil y necesario/a. Haz nuevos amigos. Mejora la comunicación con tu familia y amigos, especialmente si has sufrido una pérdida significativa o un cambio importante en tu vida.

5- Actividad y aprendizaje

Mantén activo tu cerebro. Haz cosas nuevas. Mantén la curiosidad y la pasión. Sigue aprendiendo sin importar la edad. Reinvente tu vida y realiza cambios, como aprender a bailar, a tocar un instrumento o un nuevo idioma, acude a charlas y conferencias y aumenta tu frecuencia de lectura. La educación y el grado de formación es otro ingrediente para la longevidad. Las estadísticas no dejan lugar a dudas: a más educación, mayor esperanza de vida.

Es muy importante no aceptar la idea muy generalizada de que a los 60 o 65 años no es momento de seguir aprendiendo algo. Vivir 30 años más de los que esperaba vivir es posible pero no es sencillo, por eso necesitas aprender ciertas cosas sobre tu propio cuerpo, tu mente y tus emociones para saber cómo mantener una calidad de vida óptima.

6- Actitud

Elimina el estrés crónico. El estrés que nos provoca una amenaza es saludable porque prepara nuestro cuerpo físicamente para afrontar ese peligro. Cuando el estrés se hace crónico a base de sumar las distintas amenazas de la vida actual, produce dos efectos que aceleran el envejecimiento:

1) Desactiva nuestro “médico interno”, el sistema inmune.
2) Provoca el acortamiento de los telómeros en la división continua de nuestras células, algo que se traduce directamente en el envejecimiento prematuro.

Se optimista y se consciente que la vida tiene momentos felices y momentos tristes. Haz el ejercicio de desaprender convicciones falsas del tipo: “nadie me necesita”, “a mi edad no puedo hacerlo”. Recuerda que nuestras creencias y convicciones controlan en gran medida nuestra biología.

7- Propósito

A partir de los 60 necesitas tener un propósito claro en tu vida, saber para qué te levantas cada mañana, pero vive y saborea el presente. Lo importante no es el resultado final sino el proceso. Lo que debe ser importarle no es cumplir 105 años, sino que tu vida a partir de los 60 sea primero saludable, luego más amplia, más rica y fecunda y sin dejar a un lado los placeres.


8- Trascendencia

Lo ideal es vivir más años con un objetivo trascendente, para tener más tiempo para conocer quién es uno mismo. Mi nombre, mi edad, mi lugar de nacimiento, profesión, educación…eso es mi currículo pero no responde a la pregunta ¿quién soy?

La meditación es de gran ayuda. Si tienes creencias religiosas manténlas, si no las tienes busca la forma de dar sentido a lo trascendente y encuentra a diario motivos por los que estar agradecido/a.