Noticias

01/12/2017

Consejos para evitar los excesos alimenticios en Navidad

Prioriza el pescado, el marisco y la verdura y modera las cantidades

Cristina Lafuente Gómez

Cristina Lafuente Gómez

Dietista-nutricionista de Alimmenta

Ya tenemos las Navidades a la vista y empezamos a pensar en los banquetes que nos esperan. En algunas ocasiones iremos a un restaurante, en otras nos invitarán a casa de un familiar, y en alguna otra ocasión nos tocará ser los anfitriones. En cualquiera de los casos tenemos una mezcla de emociones: ilusión por la celebración y cierta inquietud por cómo afectará a nuestra salud, especialmente si sufrimos algún tipo de dislipemia como el colesterol elevado.


Consejos

Por eso hoy quiero daros unos simples consejos que os ayudarán a disfrutar de las Navidades sin sufrir por la salud de vuestro corazón:

1. No te saltes comidas previas para compensar. Si lo haces, llegarás con más hambre al banquete y muy probablemente comerás más de la cuenta.

2. Si la comida es tipo pica-pica, sírvete en un plato todo lo que crees que vas a tomar. De esta forma visualizarás mejor el total de tu comida y evitarás hacer una ingesta excesiva.



3. En los aperitivos:
 
a) Prioriza el pescado y el marisco tipo berberechos, almejas, boquerones en vinagre o langostinos.
 
b) Un buen recurso son las verduritas, como unos palitos de zanahoria, apio o pepino con salsa de yogur, o algún encurtido.
 
c) Reduce el consumo de quesos, patatas chips o embutidos grasos.
 
4. En la comida principal:
 
a) Si no puedes elegir el menú, sírvete una cantidad moderada, evita la piel de las aves y retira la parte grasa de las carnes. Ponte una pequeña cantidad de salsa y procura no rebañar con pan.

b) Si lo vas a preparar tú: prioriza los pescados y mariscos. Piensa en verde para las guarniciones, una ensalada apetece a todo el mundo y ayuda a refrescar las comidas copiosas.

5. En el postre:

a) Si tienes elección, las frutas y macedonias son la mejor opción, y en caso de que te ofrezcan helados, mejor escoger uno tipo sorbete y descartar los helados cremosos. Es preferible uno de tipo sorbete que uno cremoso, ya que éstos tienen más grasa y calorías.



b) El turrón es parte de la Navidad, elige un trocito del que más te guste y disfrútalo. Sobre todo, no te lleves las sobras a casa.

6. Para beber: agua. Ten siempre el vaso de agua lleno y el vino o el champán que sea para maridar o brindar. Recuerda, la sed se pasa con agua.

7. Finalmente, propón levantaros de la mesa después del postre, si se puede salir a dar un paseíto seria fenomenal. Si no, sentaros en el salón y dejar de tener la comida enfrente. Esto evitará que os paséis horas picoteando y bebiendo. Si tampoco es posible, cuando hayas tomado tu trocito de turrón, te lavas los dientes y vuelves, el sabor mentolado y fresco en la boca te ayudará a no seguir comiendo.

Con estos cuatro truquitos pasarás unas Navidades ligeras y con el corazón contento. ¡Felices fiestas!