Noticias

28/09/2018

¿Debo vacunarme ante la gripe?

Consejos para actuar contra el virus de la gripe y actuar a tiempo

Raquel Blasco Redondo

Raquel Blasco Redondo

Médico especialista en Medicina Interna, experta en Medicina Deportiva y Profesora Universitaria en Ciencias de la Salud

La influenza o gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus de la influenza. Puede ir desde una enfermedad leve a grave, y los resultados graves de la infección por influenza pueden ser la hospitalización o la muerte en los casos más extremos. Las personas mayores, niños pequeños y aquellos sujetos con ciertas afecciones corren un alto riesgo de presentar graves complicaciones por la gripe. Suele aparecer en las estaciones más frías del año y en forma de epidemia, y es por ello que año tras año encontramos un alto número de personas afectadas por la gripe.


El riesgo es no vacunar

Según la salud de cada paciente, si esta patología se contrae puede ocasionar muchas complicaciones en el organismo de la persona afectada. Es por esto que afecta de una peor forma a las personas más sensibles en cuanto a salud se refiere, como son los ancianos o las embarazadas.

Se debe tener especial cuidado con este virus en espacios cerrados donde convive más gente, como pueden ser colegios, internados o residencias de ancianos, ya que es más posible el contagio entre personas que se encuentran residiendo en un mismo espacio.

Por las características del virus de la gripe, que se transmite por el aire y por personas enfermas, puede ser contagiosa desde un día antes del contagio hasta tres o siete días de haber contraído la enfermedad. Si el virus lo ha contraído un niño es posible que la pueda contagiar hasta siete días después de haberlo contraído.

Debemos recordar también que se transmite a través de las gotitas de saliva que se emiten al hablar, toser o estornudar y que sirven de transporte para los microorganismos que se encuentran en las vías respiratorias. Ésta se puede transmitir de una persona a otra de una forma muy rápida, de manera que las medidas de prevención son imprescindibles para evitar el contagio.

antibióticos

Es importante lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón. Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo. También es importante tirar a la basura los pañuelos desechables inmediatamente después de usarlos.

Algunas publicaciones científicas sugieren que la vacunación antigripal en varias temporadas, y de forma consecutiva puede reducir la efectividad de la vacuna,  pero trabajos recientemente publicados por la Sociedad Española de vacunología afirman que no hay evidencia de ello, e insisten en que hay que ser persistente y seguir vacunando a la población de riesgo para evitar las complicaciones de la enfermedad.


Entonces, ¿debo de vacunarme todos los años?

La gripe va cambiando año tras año, por lo que cada año se va modificando la vacuna para que sea lo más efectiva posible. El efecto de la misma dura solo un año, de manera que es necesario vacunarse cada año para estar protegidos de esta patología.

Es muy importante que se vacune la gente más propensa a contraer este virus y la gente que tenga más problemas de salud. Siempre insistimos mucho en que se ponga la vacuna para la gripe la gente mayor de 65 años, y especialmente las personas que convivan en residencias de mayores o pasen parte de su tiempo en centros de día, ya que al convivir en espacios cerrados, si contrae la gripe un paciente, puede provocar el contagio a los demás residentes.

Además también es aconsejable que el personal que trabaje en estos centros o en centros hospitalarios se vacunen contra la gripe para prevenir el contagio de la misma.

pastillas

¿Quiénes deberían tener prioridad para recibir la vacuna contra la gripe cuando no tenemos suficientes?

Cuando el suministro de vacunas sea limitado, los esfuerzos deben centrarse en administrar vacunas a las personas que pueden presentar más complicaciones en el caso de padecerla. Serían las siguientes:

Niños de 6 meses a 4 años.
• Personas de 50 años en adelante.
• Personas con enfermedades pulmonares crónicas (incluso asma), enfermedades cardiovasculares (excepto la hipertensión), enfermedades renales, hepáticas, neurológicas, hematológicas o trastornos metabólicos (incluida la diabetes mellitus)

• Personas inmunosuprimidas (incluso la inmunodepresión causada por medicamentos o por virus de inmunodeficiencia humana)

• Mujeres que están embarazadas o lo estarán durante la temporada de influenza y mujeres que han dado a luz dos semanas atrás

• Personas de 6 meses a 18 años que reciben terapia a largo plazo a base de aspirinas y que, por lo tanto, podrían correr riesgo de sufrir el síndrome de Reye después de la infección con el virus de la influenza

Residentes de centros de ancianos y de otras residencias de atención crónica

• Personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal (IMC) de 40 o superior)

• Personal de atención sanitaria

• Contactos con personas de la casa y cuidadores de niños menores de 5 años y adultos mayores de 50 años, con especial énfasis en la vacunación de las personas que están en contacto con niños menores de 6 meses

• Personas de la casa y los cuidadores de personas con ciertas afecciones médicas que los ponen en mayor riesgo de presentar complicaciones graves por la gripe.

*Entre los adultos, las complicaciones, las hospitalizaciones y las muertes a causa de la influenza son más comunes generalmente entre los que tienen más de 65 años. Sin embargo, los adultos mayores de 50 años pertenecen a un grupo prioritario para la vacunación por ser más propensos a sufrir afecciones crónicas que los ponen en un alto riesgo de presentar un caso grave de enfermedad por influenza.

chica resfriada

¿Cómo sé si he contraído la gripe?

Todos conocemos el clásico trancazo, tras dos o tres días de síntomas respiratorios.
Lo más frecuente es que nos encontremos con los siguientes estados: congestión nasal, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, malestar general, dolor de garganta, dolores musculares , tos seca, etc…

Y…. ¿cómo lo trato?

Debemos tener en cuenta que la gripe es como un constipado mucho más fuerte, por lo que debemos seguir los siguientes consejos:

• Descansar mucho
• Beber mucha agua
• Tomar la medicación que nos aconseje el médico
• Evitar el tabaco

Y recuerda, estamos por ti, estamos por tu salud.