Noticias

04/10/2018

Ejercicios prácticos para ser más feliz

¿Qué es la felicidad? Te proponemos varios consejos para sentirte más feliz

Sandra García Castañeda

Sandra García Castañeda

Psicóloga del Instituto Barcelona de Psicología

Todos queremos ser felices. Sin embargo, no siempre sabemos definir qué es la felicidad. Muchas veces creemos que todo depende de obtener algo: una relación sentimental, la jubilación, un premio de lotería, etc. Pero la verdad es que a menudo la felicidad no se encuentra en los grandes acontecimientos, sino que está a nuestro alcance si la trabajamos con pequeños gestos.

Lo que llamamos felicidad no es un estado constante de euforia, sino una actitud equilibrada y serena frente a la vida, que nos trae paz interior y buena predisposición.




A continuación te proponemos un par de sencillos ejercicios que puedes llevar a cabo fácilmente. Te aseguramos que tras realizarlos, sentirás un mayor bienestar:

Ejercicio 1: Encuentra 3 cosas buenas cada día

A través de este ejercicio aprenderemos a centrarnos en los aspectos positivos de nuestra vida y romperemos la tendencia que existe de centrar la atención en lo negativo. Si lo practicas a menudo, ejercitarás la mentalidad positiva.

Lo ideal es hacer el ejercicio por la noche, cuando estés en la cama para ir a dormir. Reflexiona sobre tu día y piensa 3 cosas que hayan sido agradables, que te hayan causado alguna emoción positiva como alegría o placer.
No tienen que ser cosas muy grandes. Pueden ser incluso pequeños detalles como recordar el paseo agradable de la mañana, la conversación con un amigo o el haber escuchado una bonita canción. Anota esas situaciones y el significado que han tenido para ti en un cuaderno.

Es posible que al principio no te resulte sencillo, pero cuando consigas centrar tu atención en los momentos positivos, lo tendrás mucho más en cuenta para disfrutar de esos momentos mientras los estés viviendo.Habrás conseguido educar tu mente para apreciar las cosas positivas que te rodean.

Intenta llevar a cabo esta técnica para generar un mayor estado de bienestar y poco a poco harás que en tu día a día predominen los pensamientos y las emociones positivas.

Ejercicio 2: Expresa gratitud

Las personas necesitamos sentirnos valoradas. Cuando alguien nos da las gracias nos sentimos valorados y felices, ya que tomamos conciencia del impacto positivo que hemos tenido en la otra persona. Además, al sentirnos bien valorados, es muy probable que volvamos a hacer esas acciones positivas por las que se nos ha valorado. Por lo tanto, esto es aplicable en sentido contrario. Cuando los demás hacen algo positivo, es importante que seamos agradecidos y se lo hagamos ver. Así reforzaremos positivamente su conducta y los animaremos a que mantengan esas conductas positivas.

¿Cómo podemos ser más agradecidos? Sigue estos pasos:


1. Piensa en las personas con las que te sientes realmente agradecido. Personas que han tenido algún impacto positivo en tu vida o que se han portado bien contigo. Anota sus nombres.

2. Escoge a una persona. Alguien a quien nunca antes hayas dado las gracias de forma apropiada.

3. Escríbele una carta. Cuéntale de forma clara y específica qué hizo por ti y cómo afectó positivamente a tu vida.

4. Planea un encuentro con esa persona. La idea es que puedas leerle la carta tú mismo cara a cara. No le cuentes el propósito del encuentro. ¡Será mucho más divertido con el factor sorpresa!

5. Léele la carta. Dile que tienes una sorpresa. Que solamente tiene que sentarse y escucharte. Tómate tu tiempo. Después de haber leído la carta, presta atención a las reacciones de ambos. A cómo se siente esa persona y cómo te sientes tú habiendo expresado esa gratitud.

6. Reflexiona. Tómate un momento para pensar cómo te sentiste mientras escribías la carta, cómo te hizo sentir la reacción de la otra persona y cómo te
sientes ahora después del encuentro. Luego puedes pensar en otra persona de tu lista a quién te gustaría expresar gratitud.


Se trata de un ejercicio muy simple que aporta una gran sensación de gratitud y positividad con uno mismo. Aunque no estamos acostumbrados a ello y te puede resultar algo complicado llevarlo a cabo, te garantizamos que los resultados son sorprendentes.



La gente cree que ser feliz significa ser feliz todo el tiempo. Que si en algún momento sientes tristeza, ansiedad, miedo o envidia, significa que te pasa algo malo.
Realmente, lo malo sería si no pudieras sentir estas emociones. Cuando rechazamos estas emociones, estas se fortalecen y se intensifican. Es normal tener rachas mejores y peores. Sin embargo, el equilibrio está en saber aceptar los momentos negativos y a la vez, intentar potenciar los positivos para aumentar nuestra sensación de felicidad.


Te recomendamos que pongas en práctica estos sencillos ejercicios o que lo intentes al menos con uno de ellos. Verás cómo tu sensación de felicidad se incrementa.
La felicidad puede construirse y para ello es importante aprender y centrarnos en conocer y potenciar aquello qué nos la proporciona.