Noticias

24/01/2019

Objetivos Smart: aprende a definir tus metas

Descubre cómo planificar tus metas y objetivos para mejorar tu vida

Sandra García Castañeda

Sandra García Castañeda

Psicóloga del Instituto Barcelona de Psicología

Los inicios del año siempre son un buen momento para la reflexión y el balance, una oportunidad excelente para planificar aquellas cosas que deseamos cambiar o mejorar. Es habitual que todos pensemos en el año pasado, y es que recordar los últimos doce meses puede servirnos para aprender de las experiencias y renovar tanto nuestras prioridades como nuestras metas y objetivos.

Tener metas en mente, por pequeñas que sean, nos ayudará a tener un estado de ánimo más positivo e ilusión para afrontar el día a día con más energía.



¿Sientes que quieres hacer algunos cambios en tu vida pero no sabes por dónde empezar? ¿Tienes algunos objetivos pendientes de alcanzar? El método SMART es un método creado para definir y alcanzar nuestros objetivos, y cada una de las letras te indica cómo debe ser tu objetivo. Vamos a empezar descubriendo a qué corresponde cada una de las letras, y posteriormente te explicaremos cómo funciona cada una de ellas.

S: eSpecífico
M: Medible
A: Alcanzable
R: Realista y relevante
T: Tiempo

OBJETIVOS SMART

Objetivos específicos

Para empezar, es importante que tu objetivo sea específico. ¿Pero qué significa específico? Si dices “Quiero estar muy sano”, en realidad no estás diciendo nada concreto. Para algunas personas, "estar muy sano" puede ser tener óptimos todos los valores de una analítica. Para otros, significará bajar su colesterol y caminar a diario. Especifica al máximo qué significa tu objetivo para ti, de tal modo que explicándoselo a otra persona, pudiera captar perfectamente a qué te refieres. En este ejemplo, a qué te refieres con “estar más sano” y de qué manera piensas lograrlo.



Objetivos medibles


El objetivo también tiene que ser medible, cuantificable en números. En este caso, a muchas metas deberás cambiarles el enfoque. Por ejemplo: "Quiero ver más a mis hijos.” Pero ¿Cómo medimos esto? ¿Cómo lo cuantificamos? Intenta pensar qué significaría para ti "en números", ver más a menudo a tus hijos. ¿En lugar de quedar con ellos una vez cada 15 días, quedar semanalmente? ¿En vez de pasar una hora con ellos, pasar quizás 2 o 3 horas? En conclusión, debe ser cuantificable para poderlo medir.

Objetivos alcanzables

Lo siguiente que tenemos que tener en cuenta es que sea alcanzable. ¿Qué significa esto? Es lógico que si pensamos en nuestros objetivos seamos algo ambiciosos, de lo contrario nunca los conseguiríamos. El hecho de ser ambicioso está bien, pero siempre tiene que ser algo alcanzable, viable.

No te lo pongas extremadamente difícil, tiene que ser algo que puedas ir alcanzando poco a poco.



Objetivos realistas y relevantes


Algo fundamental en el momento de plantearnos objetivos es que estos sean realistas (va muy relacionado con el punto anterior) y que sean relevantes para ti, es decir, que no se trate únicamente de un sueño imposible, sino que tenga parte de realidad, y que lo desees por alguna razón personal. Querer ser una estrella del rock de la noche a la mañana sin tener ninguna noción musical ni haber tocado un instrumento nunca, no es realista. Sin embargo, empezar a aprender a tocar la guitarra y conseguir con empeño y esfuerzo un nivel aceptable dentro de unos meses, es perfectamente posible.



Plantéate por qué motivo lograr esta meta es importante para ti. ¿Quizás fue algo que siempre quisiste hacer y por falta de tiempo no pudiste conseguir? Este es solo un ejemplo, busca qué motiva tus propios objetivos.

Por otro lado, el objetivo tiene que estar encuadrado en el tiempo. Si no marcas una fecha límite en el calendario, tendrás toda la vida para hacerlo. En ese caso, es probable que nunca acabemos dando el paso y siempre pospongamos la tarea para otro momento.

Te ponemos un ejemplo

A continuación vamos a darte un ejemplo sobre cómo plantearte un Objetivo SMART. Puedes cogerlo como referencia y adaptarlo a tus propios objetivos.

Objetivo: Quiero incrementar la actividad física que practico en más de 1 hora semanal. Es importante para mí porque mientras practico ejercicio me siento mejor conmigo mismo y además aporta muchos beneficios a mi salud. La semana próxima haré ejercicio durante 10 minutos más cada día, de ese modo a final de semana habré practicado 1h y 10 minutos más de actividad.



Por último, recuerda que también puedes establecer un premio por alcanzar la meta que te marcaste. Es importante que encuentres una verdadera motivación personal para conseguir tus propósitos, pero esto no es incompatible con recompensarte con algo que desees, una vez conseguido tu objetivo.

Te aconsejamos que empieces a pensar en tus objetivos personales, en aquellos propósitos que quieres conseguir este año y que de momento siguen pendientes. Ahora ya sabes cómo definir un objetivo o meta, ¡así que ya no hay excusa para ponerse en marcha!