Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de Cookies.

¿Quién puede beneficiarse de un implante coclear?

PERSONAS CON PÉRDIDA DE AUDICIÓN DE SEVERA A PROFUNDA POR DIFERENTES CAUSAS.

El implante coclear es una solución auditiva eficaz para personas con hipoacusia (sordera) neurosensorial de severa a profunda que obtienen escasos beneficios con el uso de audífonos. El implante coclear está indicado tanto para personas con hipoacusia congénita como para aquellas personas que han perdido súbita o progresivamente la audición.

TANTO SI LA PÉRDIDA AUDITIVA ES UNILATERAL O BILATERAL.

El implante coclear está indicado tanto para hipoacusias severas o profundas en un oído o en dos.

  • Si la pérdida auditiva es en los dos oídos, los especialistas recomiendan realizar siempre un implante coclear bilateral (en los dos oídos) en niños menores de siete años y, en casos concretos, para los adultos.
  • Si la pérdida es solo en un oído, el implante coclear está recomendado especialmente en niños.

Los implantes bilaterales pueden realizarse de forma simultánea o bien en dos intervenciones, una para cada implante, con un margen de varios meses, dependiendo del caso. 

VENTAJAS DE LLEVAR DOS IMPLANTES COCLEARES:

  • La audición es estéreo y por tanto más natural.
  • Permite una mejor comprensión del habla en entornos ruidosos (clases, reuniones, restaurantes…).
  • Facilita la localización de las señales sonoras.

NIÑOS Y ADULTOS

En niños, se recomienda realizar el implante alrededor de los 12-18 meses. Un estudio reciente realizado por la Universidad Complutense de Madrid confirma que, si se coloca el implante antes de los dos años, los niños desarrollan el lenguaje como una persona sin problemas de audición, mejora su comprensión lectora y presentan una efectividad del 95%.*

En adultos, cuanto antes se lleve a cabo el implante, mayores serán los beneficios. Conseguir autonomía e interacción social es un proceso que requiere tiempo y cuyo resultado varía en función de si se ha oído anteriormente, del tiempo que ha pasado sin oír y de la realización de un buen programa de rehabilitación.

*Estudio de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), publicado en el Journal of Deaf Studies and Deaf Education.

Beneficios en todos los sentidos

Los pacientes implantados se conectan a la vida. Descubren sonidos que en algunos casos nunca habían podido oír como la voz de sus seres queridos, la música, la televisión, el teléfono, el canto de los pájaros… así como otros que no sabían ni siquiera que sonaban como el roce de su piel con las sábanas, las gotas de lluvia contra el cristal o, incluso, su propia respiración. Muchos lo describen como “volver a la vida”.

Y lo cierto es que empiezan a vivir con más intensidad:

A nivel físico
Están más alerta de las señales sonoras, los coches, los gritos… evitando así posibles accidentes en la calle y en casa.

A nivel psicológico
Se integran más en el entorno, ganando seguridad, confianza y autoestima.

A nivel social
Dejan de sentirse aislados. Pueden comunicarse con más facilidad, incluso en entornos ruidosos, y mejoran sus relaciones en casa, con los amigos y en el trabajo.