Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de Cookies.

Experiencias

Alexandre tiene 53 años y es padre de tres hijos. Hablamos de lo que tiene mayor significado para él: su familia, su trabajo, su amor por el deporte y la música, y de qué modo el Sistema Carina le ha ayudado a mejorar su vida.

Alexandre, ¿podrías hablarnos de tu pérdida auditiva?

Fui nadador entre los 15 y los 16 años, así que entrenaba mucho y empecé a perder audición. Fue un proceso realmente lento y progresivo, con los años fui empeorando y, finalmente, quedé totalmente sordo de mi oído derecho.

¿Qué hiciste entonces?

Empecé a comportarme de una manera diferente para adaptarme a mi pérdida auditiva. Por ejemplo, empecé a evitar lugares públicos y bulliciosos, especialmente si estaba con un grupo de amigos. Dado que no podía seguir las conversaciones, me sentí marginado y empecé a distanciarme.

¿Y cuándo decidiste hacer un tratamiento?

Hace algunos años, mientras viajaba en avión, tuve problemas con mi otro oído, ¡y no pude oír nada! Fue horrible y no quería que me ocurriese otra vez, ¡tenía que resolver mi problema de audición! Esta circunstancia me obligó a pedir ayuda. En aquel entonces, no existía ninguna cirugía que pudiese garantizar una mejora, y el primer tratamiento que me sugirió mi médico fue un audífono, pero no me fue bien. Pero hace dos años, después de otros tratamientos fallidos, mi médico me propuso el Sistema Carina. Las ventajas del implante eran tantas que acepté de inmediato.

¿Y de qué manera ha cambiado tu vida?

¿Qué ha cambiado en mi vida? ¡Todo! La diferencia es enorme. Ahora puedo participar en reuniones familiares, mantener conversaciones, incluso cruzadas. Puedo involucrarme de veras. Este es un cambio muy, pero muy grande. Antes del implante, me resultaba difícil conversar con mi familia, me aislaba.

¿Y tu tiempo libre?

Una de las cosas que me gusta hacer es deporte, y debido a mi pérdida auditiva no podía nadar, ¡pero ahora sí puedo! También monto en bicicleta. Me encanta. Puedo oír el tráfico y estar atento a situaciones peligrosas, y puedo usar mi casco.

¿Y el trabajo?

Soy director comercial de una empresa farmacéutica. Visito muchas farmacias y hablo todos los días con un gran número de clientes, y ahora puedo hacerlo sin problemas. ¡Puedo hablar con 20-30 personas, y cuando alguien hace una pregunta realmente puedo escucharlo! Y responder con confianza. Obviamente, es una gran ayuda.

Parece que ha tenido una buena experiencia…

¡Claro que sí! En los dos años que he tenido el implante Carina, mi vida ha cambiado completamente. Puedo oír normalmente, no tengo problemas de audición. Me encanta la música y el sonido. Puedo escuchar matices que había olvidado que existían. ¡Es maravilloso!