Pérdida de audición

Sordera, hipoacusia, discapacidad auditiva...


El niño que pierde audición.

volver
La pérdida auditiva en el recién nacido tiene gran importancia para el desarrollo del niño, sobre todo en lo que se refiere al lenguaje y la comunicación con su entorno. El diagnóstico precoz de los niños que nacen con problemas de audición nos permite comenzar los tratamientos necesarios a tiempo para evitar las secuelas de la hipoacusia.
Pero no debemos olvidarnos de que hay niños que, habiendo nacido con una audición normal, a los largo de los primeros años de su vida, por diversas razones, padecen pérdida de audición, ya sea permanente o temporal.
Por ello es importante estar atentos a los signos de posible pérdida de audición en estos niños, para acudir al especialista y tratar la hipoacusia del niño de forma temprana.
Entre estos signos podemos destacar:
  • Cuando el niño parece estancarse en el desarrollo del lenguaje.
  • Pone alta la televisión.
  • Se distrae en clase y está menos atento al maestro o los compañeros.
  • Empeoran sus resultados escolares.
  • No responde cuando le llaman de otra habitación.
  • Cuando sus educadores sospechan que no oye bien.
Es el momento de acudir al especialista para una revisión auditiva.
 

Comentarios

Participa. Pregunta, opina o comenta. Todos sumamos

Viviendo el sonido Viviendo el sonido