Salud auditiva

Otitis, sordera, ruido...


Tipos de Acúfenos

volver
La palabra acúfeno o tinnitus, cada vez es más común entre nosotros. Es normal ya que el 80% de los casos que tienen algún tipo de lesión auditiva, escuchan el acúfeno. Y cada vez más personas tienen lesión auditiva, debido a que la sociedad es cada vez, más ruidosa. Hasta ahora, las personas que tenían acúfenos, se sentían raros, ya que poca gente comentaba tenerlos. Pero esto esta cambiando, tanto es así que cada vez hay más técnicas que surgen solucionando o intentando solucionar los acúfenos. Yo, en este post, no voy a hablar de estas técnicas, lo haré en otro Post, porque previamente, me gustaría que entendierais, que existen diferentes tipos de acúfenos. El acúfeno en sí, no es una patología, es una sintomatología. Sintomatología, de que algo esta pasando en la vía auditiva, o las zonas próximas a la misma. La vía auditiva en sí, va desde el propio pabellón (oreja), hasta la corteza auditiva, situada en el Hemisferio temporal. En cuanto existe una alteración, conlleve o no, lesión o hipoacusia, nos puede aparecer este sonido, llamado acúfeno. La explicación es compleja, por lo que en vez de generalizar, lo analizaremos por partes. Oído Externo. Su función es transmitir y amplificar ciertas frecuencias de baja sonoridad. Cuando hay algún tipo de alteración, como puede ser un tapón de Cera, puede aparecer un acúfeno. La tipología, suele ser como un zumbido grave. Hay gente que lo asemeja al zumbido de una avispa, un motor…ect…Normalmente corrigiendo esta alteración, el acúfeno podría desaparecer. Oído Medio. Una caja de resonancia cerrada herméticamente, donde se aloja la cadena de huesecillos. Esta caja, tiene una presión determinada, normalmente igualada al exterior a través de una válvula orgánica, llamada Trompa de Eustaquio. El acúfeno se podría ocasionar bien por una lesión en la cadena osicular o bien por una alteración en el funcionamiento de la Trompa de Eustaquio, la cual ocasionaría una alteración en la presión de nuestro oído medio, pudiendo generar algún tipo de lesión o modificación de la presión del mismo oído. Esto nos puede generar un acúfeno cuya tonalidad, podría ser muy similar al anterior, incluso podría asemejarse a ruido de viento. Para realizar un tratamiento adecuado a esta tipología, habría que estudiar bien que esta pasando en las partes implicadas en dicha apertura. Lo primero sería estudiar la propia Trompa, descartando que este obstruida por mucosidad, o bien este inflamada. Posteriormente, estudiar la funcionalidad de todos los músculos implicados en su apertura, desde los músculos de la masticación, hasta el velo del paladar. Oído Interno La cóclea y el órgano vestibular, son los que forman esta parte. Sería la primera, la cóclea, la que se encarga de la audición, a través del Órgano de Corti, es aquí donde se produce la transducción de vibración ósea a estímulo bioeléctrico hacia el nervio auditivo. Tiene la característica, que lo hace de forma tonotópica, quiere decir que cada parte de la cóclea se encarga de transmitir un tono diferente. Una lesión en cualquier parte de este órgano, podría ocasionar un acúfeno, aunque este daño fuera mínimo, sin apenas afectar a la audición. La tonalidad de dicho acúfeno podría variar dependiendo de la zona de la cóclea que pueda estar afectada. Como se puede ver, el acúfeno no responde a una única lesión, por ello no es recomendable usar una única terapia para todos los acúfenos. Lo más recomendable, es hacer un buen estudio, detectar las posibles causas y a partir de ahí, orientar nuestra terapia. La causa, puede estar en cualquier parte de la vía auditiva, pero el acúfeno no. El acúfeno, es una reacción neurológica a estas alteraciones, esta reacción es percibido por la corteza como un sonido. Cuanto antes se comience a tratar, mejor pronóstico habrá

Comentarios

Participa. Pregunta, opina o comenta. Todos sumamos

Viviendo el sonido Viviendo el sonido