Noticias

Toda la actualidad sobre salud auditiva


Uno de cada cuatro españoles no duerme bien por el ruido

El ruido es un problema para la salud. Y grave. Entre otras cosas no permite el descanso adecuado. El mejor ejemplo lo ilustra el III Informe Ruido y Salud DKV-GAES, presentado hoy y que señala que una de cada cuatro personas no duerme bien por el ruido. Según datos del citado informe, los sevillanos son, con un 31%, los que más problemas tienen para dormir por este motivo, seguidos muy de cerca por madrileños y bilbaínos (un 28,2%). Los barceloneses viven mejor en este sentido, con solo un 17,5% de afectados.

El III Informe Ruido y Salud DKV-GAES también incide sobre el origen del ruido nocturno. Así, en Madrid por ejemplo, los gritos en la calle (37%), las conversaciones de los vecinos en la vía pública o en sus domicilios (16,7%) o los ronquidos de la pareja (16,7%) son los ruidos que más molestan a la hora de conciliar el sueño y poder descansar correctamente.

Estos datos se enmarcan en un contexto urbano en el que los españoles reconocen vivir en un alto porcentaje en ciudades ruidosas. De hecho, así lo admiten el 72,3% de los encuestados, cifra que en urbes como Madrid (92,9%), Barcelona (87,4%) o Sevilla (83,32%) aumenta considerablemente.

Esta contaminación acústica provoca que 9 millones de españoles convivan con ruidos superiores a los 65 decibelios que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). En este sentido, el tráfico es el principal origen de esta contaminación acústica ambiental, con un 80% de incidencia. No obstante, el más molesto para los ciudadanos es el que generan las obras (58,8%), seguido del que se origina a causa de fiestas organizadas por los vecinos (28,7%).

El estudio presentado hoy en Madrid incopora también datos exclusivos que confirman la asociación existente entre el ruido en la capital de España y los ingresos hospitalarios de niños y adultos. Según el informe, el ruido por tráfico en esta ciudad también aumenta la mortalidad y el bajo peso al nacer de los recién nacidos en torno a un 6%, además de aumentar la probabilidad de que se produzcan nacimientos prematuros en un 3,2%. El informe también revela que una reducción del ruido de tan solo 0,5 dB permitiría reducir la enfermedad y la mortalidad por causas relacionadas con el ruido ambiental del tráfico en varios cientos de personas.


Fuente: Gaes