¿Oye bien el niño?

Hay algunas señales que nos pueden hacer sospechar que el niño tiene pérdida de audición:

• En algunas ocasiones el niño no responde.
• El niño parece despistado, que no presta atención.
• Muy frecuentemente dice “¿qué?”.
• Habla más fuerte.
• Voltea la cabeza dirigiendo un  oído hacia delante para escuchar.
• Te mira fijamente cuando le hablas.
• Siempre intenta subir el volumen de la televisión.
• Baja el rendimiento escolar. No responde en clase como los demás niños.
• Incluso, en ocasiones, el niño se queja de que no escucha.

No lo deje pasar. Si sospecha que no oye bien, acuda al especialista. Un niño con hipoacusia ve afectado su desarrollo cognitivo y auditivo-lingüístico.