Noticias

¿Cómo puedo prevenir los vértigos?

7 febrero, 2017

Uno de cada tres españoles padece vértigos
Share

La proporción ilustra la elevada incidencia de los vértigos: uno de cada tres españoles los ha experimentado o experimentará en el futuro. De hecho, el 5% de las visitas a los médicos de cabecera se deben a esa sensación de que todo gira y se mueve a tu alrededor. Lo que mucha gente desconoce es que el origen de esos vértigos proviene del oído, pieza central que controla nuestro equilibrio. Afecciones como la otitis o la otosclerosis pueden, en algún momento de su evolución, causar esta desagradable sensación. Pero los vértigos son también el síntoma principal de otras enfermedades del oído medio.

Las tres principales patologías del oído interno que se manifiestan a través de esa sensación de pérdida de equilibrio son el Vértigo Paroxístico Beingno, la Enfermedad de Ménière y la Neuronitis Vestibular.

  • Vértigo Paroxístico Benigno.
    Se trata de la causa más frecuente de los vértigos y se produce por un cambio de posición. No suelen durar mucho y desparecen casi siempre al cambiar de posición.
  • Enfermedad de Ménière.
    Se trata de una patología crónica del oído interno producida por un exceso de endolinfa, líquido que llena las cavidades del oído interno. Suele aparecer entre los 30 y 50 años y se manifiesta con tres posibles síntomas: hipoacusia o pérdida auditiva, acúfenos -pitidos en el oído- y vértigo recurrente, con sensación de giro continuo, náuseas y vómitos.
  • Neuronitis vestibular.
    Hablamos en este caso de una crisis intensa y súbita del denominado ‘vértigo rotatorio’, que se produce por una disfunción súbita de las funciones del laberinto posterior del oído medio. Aunque se desconoce su origen, la teoría más aceptada es que se desencadena por una infección vírica.

Descritos los síntomas y principales enfermedades que los originan, la pregunta siguiente es lógica: ¿se pueden prevenir los vértigos? Los especialistas de GAES nos comparten cuatro consejos:

  • Evitar la aparición de otitis o tapones de cerumen, manteniendo siempre las orejas limpias y secas en verano y protegiéndolas del frío en invierno.
  • Someterse a revisiones auditivas periódicas.
  • Apostar por una alimentación sana y evitar el tabaco y el café.
  • Mantener una buena postura corporal, evitando bajar la cabeza por debajo de los hombros, estirar el cuello hacia arriba o realizar giros bruscos.

¿Sufres o has sufrido vértigos alguna vez? ¿Te ha sido útil esta información? ¡Cuéntanos tu experiencia en un comentario! 

Compartir: