Noticias, Nuevos productos

Nace ASEIMCA, la Asociación Española de Implantados Carina

16 septiembre, 2015

Share

El implante CARINA de Cochlear es un implante auditivo que se implanta bajo la piel de personas con problemas auditivos moderados o severos. De esta forma, el dispositivo, a diferencia de los implantes cocleares, es invisible. Este tipo de dispositivo, que ya tiene diez años de vida, ha cambiado la vida de muchas personas. Y gran parte de ellas residen en la Comunidad Valenciana, pues es una de las pocas que está haciendo frente a la cobertura de dicho implante dentro del sistema sanitario público. Eso explica que la ciudad de Alzira sea la sede de la Asociación Nacional de Implantados Carina (Aseimca) que se ha presentado en sociedad.

Aseimca tiene en la acutalidad más de 30 socios en todo el territorio nacional. Y según su presidente, José Vicente Navarro, “nuestra entidad nace con el espíritu de agrupar a aquellos pacientes a los que este sistema auditivo nos ha cambiado las vidas, ya que nos ha permitido integrarnos en la sociedad superando las barreras de la deficiencia auditiva”. Navarro agradeció a Cochlear las mejoras introducidas en los últimos modelos de CARINA y también a GAES su labor con los implantados.

En la presentación de la entidad, realizada en el Hospital de la Ribera (Alzira), también estuvo presente el director del centro, Manuel Marín, y el Jefe del Servicio de Otorrinolaringología, Javier Gisbert, que destacó la ventaja de que el implante CARINA sea invisible, “ya que muchas personas prefieren que la prótesis auditiva no sea visible para evitar el estigma social al que se ven enfrentadas”.

Invisible y muy práctico
Gisbert explicó que tipo de implante se coloca debajo de la piel, quedando totalmente oculto, y proporciona una señal de alta fidelidad permitiendo apreciar sonidos de gran precisión como la lluvia o la nieve. Otra ventaja añadida es que esta prótesis permite al paciente llevar a cabo actividades cotidianas como ducharse o practicar deportes como natación, aerobic o tenis.

Este dispositivo se implanta durante una operación que se realiza bajo anestesia general y que tiene una duración media de dos horas, en la que el cirujano realiza una incisión detrás de la oreja para anclar el implante al hueso temporal del paciente. Por lo que respecta a la batería del dispositivo, ésta tiene un tiempo de vida media de unos 15 años, realizando una carga diaria.

 

Compartir: