Noticias

Revisar tu audición es proteger tu oido y tu salud mental

7 septiembre, 2021

revisión auditiva
Share Button

GAES ha puesto en marcha su 23ª Campaña de Prevención contra la pérdida auditiva, con la que pretende concienciar sobre la importancia de revisar nuestra audición para actuar de forma precoz en caso de detectar síntomas de hipoacusia. En esta nueva edición el slogan escogido es ilustrativo: Revisar tu audición es proteger más que tu oído.

Con motivo de la nueva campaña de prevención contra la pérdida de audición, GAES ofrece un estudio auditivo gratuito a todos los interesados e interesadas, que podrán solicitarlo hasta el 31 de octubre. Con esta revisión auditiva y los resultados obtenidos, si se detectan indicios de hipoacusia, los especialistas podrán recomendar la mejor solución para actuar de forma temprana.

A pesar de la importancia de utilizar audífonos o implantes auditivos para solucionar la pérdida de audición, de los 1.500 millones de personas que la sufren, sólo un 17% utiliza algún tipo de estas prótesis. Además la hipoacusia tiene efectos colaterales, ya que cuando oímos poco o mal aumenta también el riesgo de problemas cognitivos derivados de las situaciones de aislamiento y de la fatiga mental causada por el esfuerzo del cerebro para compensar este deterioro auditivo.

Si la comparamos con la salud ocular, dermatológica o cardiovascular, solo por poner tres ejemplos, constatamos que la salud auditiva es la gran olvidada en muchos casos. Nadie duda en acudir al oftalmólogo y ponerse gafas o lentillas si tiene pérdida de visión. No obstante, en caso de pérdida de audición la premura no es tanta y las reticencias estéticas a ponerse un audífono aún están muy presentes en muchas personas.

En qué consiste una revisión auditiva

La revisión auditiva gratuita la podéis concertar llamando al teléfono 900 835 855 o a través de la web de GAES, eligiendo el centro auditivo más cercano a tu domicilio. Una vez llegue el día, comprobaréis que se trata de una proceso sencillo e indoloro, que incluye cuatro pruebas:

  • Otoscopia, mediante la que se descarta la presencia de tapones, inflamaciones, supuraciones o perforaciones en el oído.
  • Umbral de inconfort, con el que se verifica en qué intensidad sonora una persona experimenta molestias.
  • Audiometría tonal aérea y ósea, que determina el umbral de audición.
  • Audiometría verbal, que permite comprobar la capacidad de distinguir sonidos.

Fuente consultada: World Report on Hearing (World Health Organization)

Compartir: