Noticias

Tapones antiruido

15 junio, 2021

tapones antiruido
Share Button

El ruido es una de las pandemias de este siglo, sobre todo en los países industrializados. Los datos son ilustrativos y alarmantes: más de 100 millones de personas están expuestas cada día en Europa a niveles de ruido que perjudican seriamente su salud, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). En este contexto, protegerse de la contaminación acústica es clave. En el siguiente post te explicamos cómo te pueden ayudar los tapones antiruido.

No es exagerado hablar del ruido como uno de los condicionantes principales de nuestra calidad de vida. De hecho, esta pandemia tan poco silenciosa es ya el segundo factor de estrés ambiental más dañino en Europa, solo por detrás de la contaminación del aire por partículas finas.

Para protegernos de esta contaminación acústica, que puede producirse en las propias calles, en nuestro puesto de trabajo (hay profesiones que son especialmente de riesgo) o venir motivada por nuestros hábitos de vida (conciertos, discotecas o eventos deportivos relacionados con el motor), los tapones para los oídos son el mejor aliado para minimizar el impacto.

Tapones según el uso previsto

La elección del tipo de tapones o protección auditiva está relacionada de forma directa con el contexto de uso. Y en este sentido, el ámbito laboral es uno de los más destacados. Los datos también son aquí ilustrativos: según la Mútua Fremap, un 32,5% de los empleados presentan pérdida de audición o hipoacusia.

Los tapones para trabajar, y también los que se utilizan para dormir, son muy prácticos y cómodos de llevar. Luego están los tapones para trabajadores del sector industrial, que en muchos casos incorporan sistemas de comunicación para poder comunicarse con otros compañeros.

También hay tapones antiruido para aficionados a la caza, tapones para músicos y asistentes y staff de conciertos), tapones para aficionados al motor y una última categoría de tapones para profesionales y aficionados de la natación otros deportes acuáticos.

Compartir: