Noticias

Resfriados y otitis infantil

30 octubre, 2014

otitis media secretora infantil
Share

Las temperaturas empiezan a descender y el frío se acerca. Y con él, los resfriados, que son un clásico sobre todo en los más pequeños. Una afección que, al igual que la gripe, puede derivar en una infección del oído medio u otitis, que suele darse casi siempre en los tres primeros años de vida y que afecta a casi todos los niños y niñas. La prevención vuelve a ser en este caso la mejor aliada para evitar o minimizar este problema tan común. Y tan molesto.

La causa principal de las otitis son, como decíamos, los resfriados comunes, las infecciones de las vías respiratorias altas y la gripe, que provocan acumulación de mucosidad y bloqueo de las trompas de eustaquio, lo que puede dar lugar a una infección por bacterias. También las alergias e incluso el exceso de salivación por la dentición de los bebés pueden derivar en otitis. El hecho de que las otitis sean más frecuentes en bebés y niños pequeños se debe a que sus trompas de eustaquio se obstruyen con más facilidad.

La mejor manera de prevenir y evitar este tipo de infección del oído medio es intentar seguir una serie de consejos básicos:

  • Evitar la exposición al humo de tabaco, ya que facilta los procesos inflamatorios del aparato respiratorio.
  • Minimizar los cambios de altitud o de clima
  • Priorizar la lactancia materna por encima del uso de biberones.
  • Retirar el chupete lo antes posible, ya que el movimiento de succión genera presión sobre el oído.
  • Vacunarse frente al neumococo, ya que puede evitar las otitis causadas por este germen, que es la segunda causa de otitis bacteriana en la infancia.

En cuanto a los síntomas de una otitis en niños, el principal suele ser la presencia de exudado o líquido en el oído medio. En el caso de la denominada otitis media aguda, también aparece dolor o fiebre. Y si la presencia de líquido dura más de 3 meses se habla entonces de otitis media crónica.

Sobre el tratamiento, no suelen prescribirse antibióticos a no ser que el niño tenga menos de seis meses. La mayoría de doctores suelen prescribir analgesia a no ser que la infección se acompañe de fiebre alta.

 

 

Compartir: