Noticias

Cuidar los oídos en invierno

3 diciembre, 2015

cuidar los oídos en invierno
Share

Ya llegó el frío. Se ha hecho esperar en algunas partes de España, pero ya está aquí. Las temperaturas han bajado y de nuevo empieza la época de catarros y resfriados, lo que para nuestro oído es sinónimo de otitis. Los niños son además los más vulnerables en este sentido, pues suelen tener entre 6 o 7 procesos catarrales cada invierno, especialmente los que acuden a guarderías. Por tanto nos toca también cuidar los oídos en invierno. De nuevo la prevención es clave.

La afección más general es la del catarro de vías aéreas superiores, que se debe a una infección de origen viral. Y en ocasiones, cuando este resfriado persiste aparece la otitis media. Como explica el doctor Juan Royo, de la comunidad de salud auditiva Viviendo el Sonido, el origen de esta complicación se debe a que el moco nasal permanece en los conductos que conectan la nariz con el oído (trompas de Eustaquio), lo que facilita la infección de las cavidades del oído medio, produciendo habitualmente mucho dolor

Aparte del citado dolor de oído, la irritabilidad o la gastroenteritis pueden ser otros síntomas que indican que estamos ante una otitis media. Aunque el catarro simple se puede tratar sin antibióticos y a partir de limpiezas nasales con suero, aspiración del moco y antitérmicos y analgésicos, la otitis sí que puede requerir un tratamiento específico durante 10 o 15 días, aunque se recomienda esperar un día o dos por si la inflamación remite, y con ella el dolor.

Como prevenir la otitis
No descubrimos nada si insistimos en que la mejor manera de prevenir los catarros y las posibles otitis empieza por abrigarse bien con gorros, bufandas u orejeras. Y en el caso de los niños, realizar lavados nasales para despejar esta vía, que es la encargada de calentar y humedecer el aire frío en invierno.

La higiene también es clave para prevenir problemas en el oído. En este sentido se recomienda el uso de difusores de agua marina. Y, por supuesto, hay que descartar el uso de bastonicillos u otro objetos.

Y aunque estemos en invierno, la práctica de la natación en piscinas climatizadas y cubiertas aconseja prevenir también la aparición de la otitis externa, igual de molesta que la que aparece con los catarros pero que tiene un tratamiento diferente. Para evitar su aparición, el mejor consejo sigue siendo secarse bien los oídos después del baño y utilizar protectores auditivos mientras estemos en el agua.

 

 

 

 
Compartir: