Noticias

La Covid-19 también puede causar vértigos y mareos

13 abril, 2021

coronavirus y mareos
Share Button

Según avanza la pandemia también se van descubriendo nuevos síntomas del coronavirus. A la larga lista existent, que incluye pérdida de audición, se le unen ahora dos nuevos efectos que experimentan algunos pacientes infectados con Covid-19: vértigos y mareos. En el siguiente post os damos más detalles sobre estos síntomas neurológicos del coronavirus.

La asociación entre infección por coronavirus y problemas de vértigos y mareos ha sido revelado en un estudio realizado por la Universidad de Manchester y el Centro de investigación Biomédica de Manchester. La investigación, cuyos resultados se han publicado en el ‘International Journal of Audiology, ha concluido que que la prevalencia del vértigo en pacientes con Covid-19 es del 7,2%.

En el mismo estudio se indica que muestran que el 7,6% de las personas infectadas por SARS-CoV-2 experimenta pérdida de audición y el 14,8% padece acúfenos.

Vértigos y mareos tras pasar la Covid-19

Los investigadores de Manchester alertan además de que los vértigos y los mareos pueden continuar tras haber pasado el coronavirus. Kevin Munro, uno de los autores del estudio, reconoce que “en algunos casos los pacientes afirman que los síntomas persisten. Otros señalan que han disminuido, pero existen muchas incógnitas todavía al respecto”. De hecho, Munro insiste que se debe ampliar la investigación y realizar pruebas de audición. Es más, los investigadores reconocen que no está claro si los problemas de audición se atribuyen directamente al virus o a otros factores como, por ejemplo, los tratamientos que se administran con carácter de urgencia a los pacientes afectados.

¿La laberintitis puede ser también un síntoma de coronavirus?

La vinculación de la Covid-19 con la pérdida de audición, los acúfenos y, ahora, los vértigos, han provocado que muchas personas pregunte si también la laberintits, que implica la inflamación del oído interno, puede ser un síntoma del virus. No obstante, no se ha hallado de momento evidencia científica de esta vinculación.

Compartir: