Noticias

Acúfenos y misofonía

25 agosto, 2020

acúfenos y misofonía
Share

La misofonía es una enfermedad del oído que se caracteriza por provocar irritabilidad e incluso pánico ante sonidos cotidianos que además no implican un alto nivel de decibelios. Hablamos de alguien masticando comida, de un grifo abierto o de un lápiz golpeando una mesa, por ejemplo. Estos sonidos se pueden convertir en intolerables para las personas con misofonía. Se de la circunstancia de que esta patología suele ser más frecuente en personas con acúfenos.

Un primer punto importante: la misofonía no debe confundirse con la hiperacusia, que consiste en percibir ciertos sonidos (no todos) de una forma anormalmente alta y sentir incluso dolor físico al escucharlos. En el caso de la misofonía, la irritabilidad y hasta dolor de oído se produce por sonidos repetitivos o patrones de sonido que se convierten, como decíamos, en intolerables para los afectados.

¿Qué provoca la misofonía? ¿Qué la desencadena? Lo cierto es que las causas de la misofonía se desconocen. Hay consenso, eso sí, en que se trata de un trastorno neurológico en el que los estímulos auditivos son malinterpretados por el sistema nervioso central. Su nombre fue acuñado en el año 2000 por Pawel Jastreboff, autor también de la Terapia de Reentrenamiento del Tinnitus (TRT), la más eficaz para combatir los acúfenos. De hecho, se cree que la misofonía podría tener que ver con el daño en la corteza prefrontal medial, similar a lo que se produce con el tinnitus.

El mismo tratamiento que los acúfenos

La misofonía, como el tinnitus, tampoco tiene cura. Y como ocurre con los acúfenos, sólo se puede intentar aliviar a los afectados con diferentes tratamientos, como por ejemplo la terapia cognitivo-conductual o la citada TRT, que se ha demostrado eficaz también para atender a personas con misofonía. El objetivo final de la Terapía de Reentrenamiento del Tinnitus es que la persona con esta patología se acostumbre al sonido que tanto le perturba hasta que deje de ser consciente de oírlo.

Compartir: