Enfermedades del Oído en Niños y Mayores

Enfermedades de Oído relacionadas con la Edad: Presbiacusia y Problemas en Niños

Algunas de las dolencias auditivas más habituales se relacionan con la edad. En algunos casos, podemos estar hablando de la pérdida auditiva que sobreviene al adulto mayor, pero también podemos destacar la vulnerabilidad especial en todo el aparato auditivo que presentan los niños y niñas.

Presbiacusia: pérdida auditiva gradual

La presbiacusia es la forma genérica con la que se conoce la pérdida progresiva de audición en los adultos mayores y se debe al deterioro del oído interno provocado por la edad. Los síntomas van apareciendo poco a poco, por lo que a veces son difíciles de detectar. El paciente va notando que los ruidos ambientales dificultan cada vez más la comprensión de las palabras, aparecen pitidos y zumbidos en los oídos, el ruido se hace molesto, las conversaciones se viven como murmullos y se tiene la sensación de que los interlocutores susurran. Cada vez cuesta más entender a los demás. Para solucionarlo, el tratamiento acostumbra a ser el uso de audífonos

Enfermedades asociadas al oído en niños

La diversidad de enfermedades auditivas que afectan a los niños y niñas son muy diversas y ese dolor de oídos infantil suele generar una angustia especial. Es también particularmente importante que las familias estén atentas a los síntomas para evitar que los trastornos se agraven. Hay pérdidas auditivas congénitas, otras asociadas a enfermedades gestacionales o a incidencias durante el parto, pero también hay pérdidas auditivas adquiridas por golpes, otitis recurrentes, infecciones, exposición a ruidos intensos o consumo de medicamentos que afectan al oído. 

Cómo aliviar el dolor de oído en niños

El dolor de oídos en los niños puede tener orígenes diversos, pero hay algunas operaciones que pueden ayudar a aliviar esos dolores. Aunque no hay que olvidar que el dolor acostumbra a ser un síntoma y que es una señal para visitar a un especialista. Más allá de consultar a los médicos, es importante mantener el oído seco en la medida de lo posible, sobre todo en casos de supuración. No se deben introducir objetos extraños en los oídos, ni siquiera con la intención de calmar el dolor. El tratamiento con antibióticos, recetados por los facultativos, puede ir acompañado de analgésicos. Y también es importante mantener los conductos limpios de mucosidades, a través de lavados nasales con suero fisiológico, para liberar el oído medio.

Encuentra tu centro GAES más cercano

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratuita.

Reservar ahora

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana.

Busca tu tienda