Partes y Función del Oído

Cómo funciona el oído. Un sentido único por el que entran las emociones

Oír bien es vivir mejor. Por el oído nos entran las emociones, la banda sonora de nuestra vida. Gracias al oído podemos comunicarnos, escuchar música y disfrutar de los sonidos de la naturaleza… Motivos más que suficientes para que sepamos cómo funciona ese tesoro que es nuestro sistema auditivo.

El oído es una de las puertas principales de entrada de la información que nos rodea. De hecho, nuestros sistema auditivo se encarga de convertir las ondas de sonido que nos rodean en información que luego procesa y descodifica nuestro cerebro. Información que muchas veces nos emociona: música, naturaleza, palabras... El oído es un sentido tan importante, que es el primero de los cinco que se forma en nuestro cuerpo.

Las tres partes del oído

El sistema auditivo se compone de tres zonas anatómicas diferentes:   

Oído externo, que es la parte que vemos, también llamada auricula. Formado por la oreja, recoge las ondas de sonido y las conduce al oído medio, al que también protege del exterior.

Oído medio, también conocido como tímpano, se encarga de amplificar y transmitir los sonidos que le llegan desde la oreja al oído interno. Está formado por tres huesos minúsculos, conocidos como “huesecillos”, llamados martillo, yunque y estribo.

Oído interno, también llamado cóclea, que tiene forma de concha de caracol y es un conjunto de pequeños huesos que transforman las ondas sonoras en impulsos eléctricos y los transmiten al cerebro, donde lo interpretamos.

Dos clientes hablan con una audioprotesista antes de una prueba auditiva
Un test auditivo rápido y necesario

La revisión auditiva permite a los audiólogos medir y evaluar la capacidad de una persona en tan sólo unos minutos.

Más información

El camino del oído

El sonido que nos rodea supone información que nuestro cerebro procesa e interpreta después de que las ondas sonoras recorran un camino que podríamos resumir en cinco etapas:

  1. El pabellón de la oreja recoge las ondas sonoras y las dirige al tímpano mediante el conducto del oído externo.
  2. Estas ondas hacen vibrar la membrana del tímpano.
  3. Los huesecillos del tímpano amplifican estas vibraciones y las transmiten a la cóclea.
  4. Las ondas mueven el líquido del oído y estimulan las terminaciones nerviosas (células ciliadas).
  5. Estas células envían impulsos eléctricos al cerebro, que los descodifica como sonido.

Cómo funciona la audición

La audición comienza con una fuente de sonido, como una voz, una campana, el motor de un automóvil, un altavoz. Desde la fuente de sonido, el sonido se propaga en ondas, el aire sirve como medio de transporte. Sin ese medio de transmisión, no escucharíamos nada: el sonido no se puede transmitir en el vacío. El sonido llega al oído humano a través del aire, más precisamente al pabellón auricular primero. A partir de aquí, avanza por el medio hasta el oído interno y, en última instancia, el cerebro lo interpreta para poder reaccionar adecuadamente. 

El sonido se mide en dos unidades diferentes: en decibelios, que indican el volumen, y en Hertz, que especifican la frecuencia (es decir, el número de vibraciones dobles por minuto) y determinan el tono. El campo auditivo, es decir, el rango de percepción, de un adulto joven sano está entre 0 y 10 decibelios. El "límite de dolor" generalmente es de alrededor de 120 decibelios, en este volumen no escuchamos nada más, pero solo sentimos dolor. Sin embargo, cierta precaución es una ventaja cuando los valores están incluso por debajo de 120 decibeles, por ejemplo, de alrededor de 85 decibeles, la audición puede sufrir daños permanentes. Es por eso que las protecciones auditivas, como los tapones para oídos, son tan importantes.

La audición: conducción en aire y vía ósea

Hay dos formas en que se transmite el sonido: a través del conducto de aire o a través del conducto óseo. En el último caso, el sonido llega al oído interno a través del hueso en lugar del aire. No pasa por el canal auditivo y el oído medio. Este sonido se llama sonido óseo. Este sonido normalmente juega un papel subordinado. Sin embargo, es posible aprovecharlo, por ejemplo, con un audífono de conducción ósea para la pérdida auditiva conductiva.

Audiometría: el test de la audición

Con la ayuda de la audiometría y del audiograma es posible examinar la audición de una persona. Como regla general, este examen lo realiza un otorrinolaringólogo. La persona a examinar escucha palabras y números, oraciones completas o sílabas individuales a través de auriculares. Luego dice lo que escuchó. Para configurar de manera confiable un audífono, este examen es absolutamente necesario. El audiólogo o un otorrinolaringólogo evalúa la audiometría. Los resultados muestran si hay pérdida auditiva u otros problemas de audición. 

Puedes realizar nuestro   test auditivo online  orientativo para comprobar el estado de tu audición.

Frecuencia de audición y decibelios

La frecuencia de tono describe las vibraciones que exhibe una onda de sonido por segundo. La audición humana joven y saludable percibe un rango de frecuencia de 20 a 20,000 hertzios. Eso es mucho, y es fácil imaginar la avalancha de sonido que nos golpea. Pero la audición humana es inteligente y está ordenada previamente: es particularmente receptiva a un rango de frecuencia entre 500 y 5,000 hertzios, el rango en el que también se mueve el habla humana. Esto nos ahorra "ruido de fondo" innecesario. Si los decibelios y el volumen aumentan demasiado, sin embargo, esto representa un riesgo para la audición. Las personas que trabajan en entornos ruidosos deben considerar la protección auditiva para proteger su audición del ruido de decibelios altos.

Niveles de decibelios y oído humano

Cada especie animal y también los humanos perciben un rango muy específico de frecuencias y tonos. Un oído humano encuentra agradable el rango entre 500 y 4,000 Hertz. El volumen de un sonido se mide en decibelios. Se dan cero decibelios como umbral de audición. En este volumen, el oído humano puede percibir un sonido. Tan pronto como los sonidos se vuelven demasiado fuertes, alcanzan el umbral de dolor, lo que puede causar un daño considerable al oído. Esto es 120 decibelios. El umbral de audición cambia con la edad: sonidos que solían percibirse sin problemas pueden ser percibidos como demasiado altos en personas mayores.

Localiza tu centro auditivo más cercano

Problemas y complicaciones

En algunos casos, el oído ya no funciona como debería. Los afectados se quejan de tinnitus como resultado de una pérdida auditiva repentina. Además, el estrés se considera una posible causa de los molestos ruidos del oído. 

Una infección del oído causada por un resfriado u otras enfermedades del oído también pueden afectar la audición.

Los problemas de audición asociados pueden ser muy estresantes en la vida cotidiana y dificultar las conversaciones. De vez en cuando, los visitantes de la piscina notan picor y dolor en el oído después del baño. La razón de esto son las bacterias que ingresan al oído a través del agua y pueden causar una infección del oído. 

La otosclerosis es también un fenómeno bien conocido en las enfermedades del oído. Los huesecillos rígidos evitan que el sonido se transmita. La pérdida de audición es el resultado.

 Los usuarios de bastoncillos de algodón también deben tener cuidado. Estos no tienen que llegar al canal auditivo porque pueden dañar el tímpano. Un oído perforado provoca un dolor intenso y una pérdida auditiva repentina.

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratis

Pide cita

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana

Busca tu tienda