Como funciona el oído medio

Oído medio: partes, huesos, anatomía, funciones e infecciones

Descubrimos juntos la anatomía del oído medio, sus funciones y las patologías que pueden afectarlo.

Anatomía y partes del oído medio

El oído medio consta de: membrana timpánica, cavidad timpánica (o caja timpánica), cadena de huesecillos, cavidad mastoidea y trompa auditiva o trompa de Eustaquio.

La membrana timpánica cierra la parte inferior del meato auditivo externo, dividiéndolo de la cavidad timpánica y tiene dos superficies: una lateral que mira hacia el canal auditivo externo, y una medial que mira hacia la caja timpánica, contra la cual se aplica el mango del martillo que se adhiere a ella tenazmente. El complejo sistema de fibras que forman la membrana del tímpano le permite vibrar cuando recibe ondas sonoras. La conexión entre las fibras y el mango del martillo explica cómo las vibraciones de la membrana dan lugar a los movimientos de la cadena de huesos.

La caja timpánica es una cavidad ósea ubicada entre el oído externo y el oído interno. Incluye la cadena de huesecillos y se comunica a través de la trompa auditiva (también llamada trompa de Eustaquio) con la faringe, y, a través del aditus ad antrum, con el aparato mastoideo. La Caja Timpánica es una cavidad que normalmente contiene aire, la ventilación normal de la caja del tímpano viene dada por el correcto funcionamiento de la trompa de Eustaquio, que normalmente se cierra y abre gracias a la acción de una fuerza muscular (por ejemplo, tragar, masticar, estornudar, bostezar).

La cavidad mastoidea (posterior) consiste en una masa de tejido óseo esponjoso cubierto en la superficie por una capa de tejido óseo compacto: numerosas cavidades (celdas mastoideas) se alojan dentro del hueso esponjoso, la mayor de las cuales alcanza aproximadamente un centímetro de diámetro y se llama antro timpánico.

La trompa de Eustaquio o la trompa auditiva es un conducto de 35-45 mm de largo que conecta la pared anterior de la cavidad timpánica con la nasofaringe.

Cadena de huesos del oído

La cadena de huesos está formada por el martillo, el yunque y el estribo, tres pequeños huesos articulados y mantenidos en sus respectivas posiciones por ligamentos. La cadena de huesecillos está contenida en la cavidad timpánica y establece una conexión entre la membrana timpánica y la ventana oval; de hecho, el mango del martillo está incorporado en el grosor de la membrana timpánica y, con el yunque interpuesto, el estribo se hunde en la ventana oval (cóclea). La amplitud de los movimientos conferidos a la cadena por las vibraciones de la membrana timpánica está regulada por dos pequeños músculos que actúan de forma antagónica: el músculo tensor del tímpano, que provoca un aumento de la tensión de la membrana timpánica y realiza una acción protectora contra las estimulaciones sonoras demasiado intensas y el estapedio, que tiene la tarea de evitar el movimiento excesivo del estribo.

¿Cuál es la función del oído medio?

Desde un punto de vista funcional, el oído medio tiene la tarea de transmitir ondas sonoras desde el tímpano a la cóclea, drenando las secreciones de la caja timpánica hacia la faringe y permitiendo que el aire ingrese de la faringe en la cavidad timpánica y en la cavidad mastoidea. Esta última función permite que la membrana del tímpano vibre en condiciones óptimas. De hecho, el aire que ingresa de la faringe a la cavidad timpánica, a través de la trompa auditiva, equilibra, en la cara medial de la membrana timpánica, la presión que el aire contenido en el canal auditivo externo ejerce sobre su cara lateral. Por lo tanto, una alteración de la permeabilidad tubárica (bloqueo de la trompa de Eustaquio) provoca cambios en la presión que normalmente existe en la caja del tímpano, con el consiguiente deterioro del funcionamiento de la membrana del tímpano y la cadena de los huesos.

Patologias principales del oído medio

Las enfermedades del oído medio son generalmente atribuibles a la otitis. La otitis media es un proceso inflamatorio de la mucosa timpanomastoidea que puede ser causada por virus o bacterias. La otitis, según el exudado que se forma, se puede dividir en catarral o purulenta. Según el curso clínico, la otitis se clasifica en aguda y crónica.

Otitis aguda

En la otitis aguda, el paciente se queja de dolor de oído (otalgia), fiebre, pérdida auditiva y acúfenos. En formas purulentas, la otorrea (derrame de pus del oído) puede estar asociada con la perforación de la membrana timpánica, que tiende a cerrarse espontáneamente una vez que finaliza el proceso inflamatorio. El tratamiento de la otitis aguda consta del uso de antibióticos tanto sistémica como localmente y el uso de analgésicos-antiinflamatorios. La otitis aguda es más fácil de encontrar en los niños y ocasionalmente, y si no se trata adecuadamente, puede llevar complicaciones como meningitis, parálisis del nervio facial, petrositis y absceso cerebral. Dado que la otitis media aguda a menudo se acompaña de inflamación viral de las vías aéreas superiores, especialmente en sujetos jóvenes, es útil la terapia con mucolíticos por vía oral o en aerosol.

Otitis crónica

La otitis serosa crónica se caracteriza por la presencia prolongada de exudado en la cavidad timpánica, generalmente de tipo mucoso en niños y de tipo seroso en adultos, como resultado de la asociación de una disfunción de la trompa de Eustaquio y la inflamación del oído medio. Los principales síntomas son la pérdida auditiva estable o fluctuante, ocasionalmente acúfenos y raramente dolor. La terapia médica consta del uso de anticoagulantes por boca y en aerosol y de terapia térmica. En los casos más resistentes es necesario recurrir a la inserción de un tubo de ventilación en la membrana timpánica (timpanostomía) para favorecer el drenaje del exudado y la ventilación de la caja timpánica.

La otitis purulenta crónica a menudo presenta perforación de la membrana timpánica. El paciente puede presentar dolor, pérdida auditiva y otorrea recurrente; mareos y tinnitus también pueden estar presentes. La otitis purulenta crónica puede provocar complicaciones como meningitis, absceso cerebral y parálisis facial, ahora poco frecuentes gracias al advenimiento de los antibióticos. 

En la otitis media crónica, las formas no colesteatomatosas se distinguen de las formas colesteatomatosas. El tratamiento de las formas colesteatomatosas es quirúrgico. Las intervenciones están destinadas a recuperar el área del brote flogístico y son:

  • Miringoplastia o reconstrucción de la membrana timpánica;
  • Timpanoplastia, que es una miringoplastia con revisión de las estructuras timpanomastoideas.
Dos clientes hablan con una audioprotesista antes de una prueba auditiva
Un test auditivo rápido y necesario

La revisión auditiva permite a los audiólogos medir y evaluar la capacidad de una persona en tan sólo unos minutos.

Más información

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratis

Pide cita

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana

Busca tu tienda