Mocos en el oído

¿Qué es tener moco en los oídos?

Los mocos en los oídos, también llamados mocos en la Trompa de Eustaquio, se deben a una inflamación que provoca una acumulación de flema que no se drena fácilmente. Veamos cómo curarlo.

Causas de los mocos en el oído

Los mocos generalmente son causados por la reacción del sistema inmunológico a una infección o irritación, lo que hace que el revestimiento de la nariz y la garganta se hinche y produzca moco. Esto puede ser provocado por:

  • un resfriado u otras infecciones
  • fiebre del heno u otros tipos de rinitis alérgica
  • rinitis no alérgica
  • pólipos nasales

¿Por qué los mocos pueden taponar el oído?

Las principales causas de los mocos en el oído son las mismas que las vistas anteriormente, pero hay otras menos comunes, en particular:

  • Otitis Media o una infección en las vías respiratorias.
  • Malformaciones congénitas
  • Infecciones bacterianas
  • Tabaquismo y contaminación del aire

Otitis serosa

La formación de mocos en los oídos puede ser determinada por algunas formas de otitis que provocan inflamación de la mucosa del oído medio y las cavidades adheridas. El exudado mucoso o seromucoso puede ser más o menos abundante y ocupar parcial o totalmente el tórax del tímpano, que tiene todas las características de la inflamación. La otitis media serosa tiene su mayor incidencia en invierno, en plena temporada de gripe.

Los agentes infecciosos que participan con mayor frecuencia en el proceso son Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis. La infección y la consiguiente formación de moco en el oído medio está determinada por la propagación y desarrollo de los gérmenes que, durante una inflamación de las vías respiratorias superiores (nariz y garganta), a través de la trompa de Eustaquio, llegan al tórax del tímpano.

¿Cuando los oídos se tapan por mucosidad?

La acumulación de mocos también puede ocurrir en el oído, causando bloqueos y pérdida auditiva parcial temporal. Esto ocurre principalmente en la trompa de Eustaquio que conecta la cavidad timpánica y la nasal e iguala la presión. Dicho de otra manera, los mocos pueden afectar tus oídos y taparlos.

Síntomas: ¿Cómo saber si tengo moco en el oído?

Los síntomas relacionados con la presencia de mocos en los oídos se caracterizan por:

  • una sensación de oído "lleno"
  • capacidad auditiva reducida
  • autofonía
  • acúfenos (zumbido en el oído)
  • un ligero dolor (raro)

La pérdida auditiva suele ser transitoria y desaparece con la resolución del fenómeno inflamatorio. En casos de cronicidad o propagación de la infección al oído interno, la pérdida auditiva puede ser permanente. Tras la observación del oído (otoscopia), la membrana timpánica puede aparecer roja con congestión del mango del martillo. En formas más avanzadas, es posible resaltar un nivel hidroaéreo o una línea horizontal que divide la colección de líquido del aire normalmente presente en el oído medio.

Diagnóstico de mocos en el oído

Al igual que con todos los trastornos del oído, se recomienda consultar de inmediato a un especialista que examinará el oído con un otoscopio para controlar cualquier cambio. El nivel de líquido se controla detrás del tímpano. Sin embargo, el tímpano puede resultar dañado por otitis media anterior. En este caso, el médico no puede ver el derrame timpánico, pero solo puede determinarlo mediante timpanometría. Con la timpanometría, la membrana timpánica y el oído medio se examinan en busca de fluctuaciones de presión alteradas y acumulación de líquido con la ayuda de un dispositivo de medición.

Si hay un trastorno del tímpano, el tímpano está rojo. Si el paciente se encuentra en la etapa crónica, el tímpano se vuelve más rosado y espeso. Si el médico encuentra una secreción brillante azulada y sanguinolenta, esto es un indicio de mocos en los oídos. La secreción saludable es de color ámbar. Además del timpanograma, a menudo se realiza un audiograma de sonido, una representación gráfica detallada de la audición en una curva auditiva que nos permitirá hacer el diagnóstico.

¿Cómo sacar el moco de la trompa de Eustaquio?

El examen del especialista asume una importancia fundamental tanto para intervenir con rapidez sobre posibles daños auditivos como para las posibles consecuencias generales que dan sobre todo las formas purulentas. Corresponderá al médico, tras la visita, realizar el diagnóstico con la consiguiente terapia.

Los antiinflamatorios y mucolíticos son fármacos útiles. Solo en presencia de fiebre, puede ser necesario iniciar la terapia con antibióticos. Son útiles los lavados nasales con solución fisiológica o agua de mar esterilizada y descongestionantes nasales, estos últimos no para ser utilizados en niños. La terapia térmica es una indicación primaria, en caso de cronicidad, restaurando la permeabilidad tubárica y el trofismo de la mucosa de la tuba y el oído medio.

Mocos crónicos y oído taponado

Cuando los mocos permanecen durante meses o años, se definen crónicos. Las causas aún son inciertas, pero es posible que el catarro se deba más a una anomalía en el revestimiento de la parte posterior de la nariz y la garganta. Esta podría ser la razón por la que a las personas afectadas por este problema les resulta difícil escupir el moco que sienten en la parte posterior de la garganta.

El catarro crónico, a pesar de afectar a las personas durante mucho tiempo, tiene los mismos síntomas. De manera diferente, si experimentas nuevos síntomas, como congestión nasal, secreción nasal, alteración del olfato, dolor en los senos nasales, dolor de garganta, cambios en la voz o dificultad para tragar, el catarro crónico puede indicar algo más.

Posibles complicaciones

Si el problema se vuelve crónico y la persona afectada no acude al médico, la inflamación puede extenderse más y llegar a áreas cercanas. Por ejemplo, esto puede provocar inflamación de las meninges (meningitis) o inflamación de la mastoides (mastoiditis).

  • Debido a la pérdida de audición prolongada en caso de mocos en los oídos, los niños a menudo experimentan un retraso en el desarrollo del lenguaje.
  • También puede desarrollarse un deterioro progresivo de los huesos del oído. En este caso, la solución suele ser la colocación de un implante.
  • En casos aislados, la mucosidad en los oídos también puede provocar un efecto secundario grave: la formación de sacos de retención en el tímpano, lo que provoca un colesteatoma, un tumor que solo se puede extirpar con cirugía.

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratis

Pide cita

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana

Busca tu tienda