Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de Cookies.

Implante osteointegrado

Los implantes osteointegrados se han convertido en una de las mejores alternativas para las personas con problemas de audición en el oído externo o medio. En España ya son cerca de 3.000 personas las que se han beneficiado de esta solución en la que el sonido se transmite por vía ósea sin tener que forzar el canal auditivo.

Todas ellas disfrutan ahora de una audición más clara y sin distorsiones gracias a este implante cómodo y discreto

El implante osteointegrado te lo pone fácil:

  • Facilita la comprensión del habla.
  • Proporciona calidad de sonido, sin distorsiones.
  • Tiene un diseño discreto.
  • Los interesados e interesadas pueden probar el procesador antes de la cirugía.

Aunque la más conocida es la vía área, el cuerpo humano también puede conducir los sonidos por vía ósea. Ésta es precisamente la opción que aprovechan los implantes osteointegrados que, sin forzar el conducto auditivo, trasladan el sonido a través del hueso directamente al oído interno. El resultado es un sonido más nítido y claro, sin la distorsión o retroalimentación asociados a veces a los audífonos.

Un implante osteointegrado consta de dos partes:

  1. Un pequeño implante de titanio ubicado en el hueso detrás de la oreja.
  2. Un procesador de sonido unido al implante.

El funcionamiento de un implante osteointegrado se explica en tres pasos:

  1. El procesador de sonido recoge el sonido y lo convierte en vibraciones sonoras.
  2. El procesador envía estas vibraciones al implante al cuál está conectado.
  3. El implante, que está unido al hueso (osteointegración) le transfiere estas vibraciones directamente al oído interno (cóclea) sin pasar por el oído externo o medio. Y gracias a esta conexión directa entre el procesador de sonido y el hueso mediante el implante, el sonido es más claro, pues la piel no amortigua las vibraciones sonoras.

Un implante osteointegrado es la opción más recomendable para adultos y niños (a partir de 5 años) con pérdida auditiva a causa de problemas en el oído externo y medio, ya que en estos casos, los audífonos han de amplificar tanto el sonido que éste acaba distorsionado.  

Hay tres tipos de hipoacusia o pérdida auditiva en las que este tipo de implante puede ser el más adecuado:

  1. Pérdida auditiva neurosensorial en un oído:
    Se trata del tipo más común de pérdida auditiva y se debe a problemas en el oído interno o las vías nerviosas. Aunque la transmisión del sonido a través del oído externo y medio hacia el oído interno puede ser normal, la información no puede codificarse en señales eléctricas que el cerebro pueda usar. En el caso de personas con este tipo de hipoacusia en un sólo oído, el procesador de sonido del implante osteointegrado puede transmitir la señal sonora hasta el oído funcional, y permite de este modo una comunicación de calidad esté donde esté el usuario/a, con una mejora de la orientación, la estereofonía y la inteligibilidad.
     
  2. Pérdida auditiva conductiva:
    La pérdida auditiva conductiva está causada por un bloqueo de la transmisión del sonido a través del oído externo o del oído medio. Este bloqueo puede originarse por otitis media crónica, otosclerosis (calcificación que reduce la movilidad del estribo), malformaciones del oído externo o tímpano perforado. En este tipo de hipoacusias el implante osteointegrado permite eludir el oído medio y usar vibraciones para transmitir sonidos a la cóclea.
     
  3. Pérdida auditiva mixta por infecciones y malformaciones:
    Este tipo de hipoacusia es una combinación entre pérdida auditiva conductiva y pérdida auditiva neurosensorial. Una infección crónica podría, por ejemplo, causar pérdida auditiva mixta si daña el tímpano y los osículos, impidiendo que la cóclea funcione correctamente. Los audífonos convencionales pueden empeorar esta situación, ya que bloquean físicamente el conducto auditivo y esto aumenta el riesgo de irritación y reinfección. Con una prótesis auditiva osteointegrada el conducto auditivo siempre permanece abierto, lo cual ayuda a mantenerlo seco y sano. Otra causa común de este tipo de pérdida auditiva mixta es la atresia, una malformación del oído externo en la que falta el conducto auditivo o es muy estrecho. En ocasiones, la atresia también va acompañada de la microtia, un desarrollo anómalo del oído externo.

En GAES somos distribuidores en exclusiva de la firma Oticon Medical, líder mundial en investigación y desarrollo de procesadores de sonido osteointegrados.

  • Más de cien años comprometidos con la salud auditiva y más de 30 con los implantes.
  • Firma integrada en William Demant, uno de los grupos de salud auditiva más importantes del mundo.
  • Innovación constante en procesadores de sonido e implantes.

No hay mejor manera de explicar cómo te cambia la vida un implante osteointegrado que conocer la historia de aquellos y aquellas que lo han experimentado.


En la web de Oticon Medical encontrarás testimonios de usuarios con pérdida auditiva unilateral y también mixta. Puedes leer sus historias en el siguiente enlace.