Hiperacusia o Hipersensibilidad Auditiva

Descubre cómo enfrentar la intolerancia al rumor o hiperacusia

El sonido puede convertirse en una pesadilla para las personas que sufren hiperacusia o hipersensibilidad auditiva. Los ruidos de la vida cotidiana pueden volverse insoportables para quienes sufren esta afección, que además tiene un origen incierto, por lo que su tratamiento resulta complicado.

No se trata de que escuchen más que los demás, sino de que su umbral de tolerancia al sonido está en un parámetro inusual, de manera que los ruidos de la vida cotidiana pueden resultar extremadamente molestos y, según los casos, hasta inaguantables. Son las consecuencias de la hipersensibilidad al sonido o hiperacusia, un trastorno con un origen poco claro.

Las causas principales de la hiperacusia

Las causas de esta afección todavía no han sido establecidas con claridad. Por un lado, se apunta a lesiones en el propio nervio auditivo, ya sea por motivos congénitos o adquiridos. Puede tratarse de una malformación de nacimiento, puede deberse a la exposición continua a ruidos intensos que haya dañado o sensibilizado las conexiones nerviosas, puede haberse provocado por un traumatismo craneoencefálico o incluso, en algunos casos, por el consumo de algunas sustancias. Hay estudios que encuentran una causa hormonal en la alteración de las vías serotoninérgicas. 

Los síntomas de la intolerancia al rumor

De la manera más sencilla, la hiperacusia se manifiesta como la incapacidad para tolerar sonidos cotidianos. Aunque habitualmente las molestias se producen ante ruidos intensos o repetitivos, se puede producir una reacción severa ante ruidos mucho más convencionales. Además de esas molestias, los problemas de atención y concentración, la excesiva irritabilidad o la voluntad de aislamiento, pueden ser al mismo tiempo consecuencias de que este trastorno, pero también las alarmas que nos llamen la atención. Los mareos, los dolores de cabeza intensos, los acúfenos, la fatiga mental y física, o los problemas para conciliar el sueño, son también problemas habituales asociados a la hiperacusia.

Consulta los especilistas de GAES Reserva tu cita

Remedios para hipersensibilidad auditiva

El tratamiento más habitual en el caso de la hiperacusia es la sonoterapia y la reeducación auditiva. Lejos de aislarse y evitar los sonidos, una solución que reduce las molestias a corto plazo pero agrava el problema a largo, resulta útil realizar procesos de rehabituación en los que la exposición a sonidos de manera controlada y planificada ayuda a controlar y regular la sensibilidad. En algunos casos, este tratamiento se puede hacer a través de dispositivos en los que es fundamental el acompañamiento de expertos. Este proceso, conocido como “counselling”, ayuda a ajustar convenientemente los dispositivos.

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratuita.

Reservar ahora

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana.

Busca tu tienda