Noticias

Terrazas de verano: diversión para unos, ruido para otros

7 agosto, 2013

Terrazas de verano
Share

El calor invita a salir de noche. Por eso, las terrazas de bares y restaurantes se convierten en punto de encuentro imprescindible durante el verano. Parejas, familias y amigos comparten conversaciones despreocupadas, bromas y risas. Pero cuando se junta mucha gente, el ruido puede aumentar de forma considerable. Y cuando esto ocurre, el que opta por quedarse en casa y tiene una de estas terrazas cerca, lejos de divertirse, puede vivir un tormento. Se calcula que el ruido de una terraza de verano puede oscilar entre los 75 y los 90 decibelios, si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el nivel de ruido en un dormitorio no supere los 30 dB. Las consecuencias de esta contaminación acústica son notables. Según el estudio DKV-GAES “Ruido y Salud”, este exceso de ruido puede provocar problemas auditivos, insomnio, dolor de cabeza, estrés o ansiedad.

Este estudio advierte incluso que la ansiedad causada por no poder dormir puede derivar en enfermedades cardiovasculares como hipertensión o infarto de miocardio. Ante esta situación, la mayoría de ayuntamientos, que son los quie tienen competencia para otorgar las correspondientes licencias, han impulsado ordenanzas para regular y controlar el ruido que generan las terrazas. Además, muchos de los establecimientos también apelan a la reponsabilidad de sus clientes para minimizar las molestias, sobre todo a partir de determinadas horas.

En todo caso, los afectados por los ruidos de una terraza cercana, aparte de la posible reclamación o denuncia legal, pueden seguir algunos consejos para intentar conciliar el sueño:

  • Si vivimos en una zona con ruido por las noches es recomendable utilizar tapones para dormir. Atenúan el sonido y nos permiten conseguir un sueño duradero.
  • Debemos Intentar que el dormitorio esté en la zona menos ruidosa de la casa.
  •  Revisar el aislamiento de las ventanas y cerramientos de la casa para instalar unos que protejan más del ruido exterior.
  • Consultar los reglamentos de nuestra ciudad respecto al ruido nocturno y tomar medidas, si se superan los límites establecidos.
  • Colocar plantas en el balcón o terraza de casa nos ayudará a aislar nuestro hogar del ruido de la calle.

 

Compartir: