Pérdida auditiva no tratada

¿Qué consecuencias tiene no poner solucion a la pérdida auditiva?

La hipoacusia tiene varias consecuencias que puedan afectar a diversos ámbitos: físico, psicológico y social. Por ello es necesario actuar con rapidez para intentar resolver el problema. Para una primera valoración del oído, se puede efectuar también una prueba del oído en línea para después acudir a uno de los centros Gaes con nuestros especialistas. 

¿Qué efectos puede tener la pérdida de audición?

La pérdida auditiva puede tener varias consecuencias que se agrupan en tres categorías: físicas, el nervio auditivo reaccionará cada vez menos a los estímulos auditivos, psicológicas, como depresión y sociales, por ejemplo el aislamiento debido al que no podemos oír bien lo que nos rodea.  Justamente por ello es necesario tratar la pérdida auditiva. 

¿Qué se entiende por pérdida auditiva no tratada?

Por hipoacusia no tratada se entiende la pérdida de la audición que no se cura: la hipoacusia evoluciona de manera progresiva hasta llegar a la incapacidad de oír el sonido en una o en las dos entradas de los oídos.  Por este motivo, no tratarla o infravalorarla podría significar condicionar negativamente la calidad de nuestra vida. Llevar el audífono que mejor se adapta a nuestra situación auditiva es sin duda la mejor solución para combatir la disminución del oído y poder vivir mejor nuestro día a día. 

Hipoacusia en adultos: consecuencias

La hipoacusia senil, llamada presbiacusia, puede considerarse una consecuencia fisiológica debida al avance de la edad; en cualquier caso, si no se trata, puede tener graves consecuencias en la persona que la padece, como demencia, agresividad y depresión, debidas al aislamiento auditivo. 

Hipoacusia infantil: consecuencias

La hipoacusia también puede afectar a los niños. En este caso, no tratarla puede tener efectos aún más graves para el crecimiento. Estos pueden incluir problemas en el desarrollo del lenguaje o incluso problemas en la escuela, tanto en la socialización como en el aprendizaje, que posteriormente pueden tener consecuencias psicológicas negativas en el niño afectado por hipoacusia. 

Consecuencias físicas

La pérdida auditiva puede tener consecuencias a nivel físico para quien la sufre, como demencia, trastornos del lenguaje, dolor de cabeza, cansancio y vértigo

 

Demencia

Estudios recientes han detectado que las personas afectadas por hipoacusia —de moderada a grave— tienen una probabilidad hasta cinco veces superior de desarrollar demencia, sobre todo si son ancianos. Aún no está claro cuál es la relación entre los problemas de oído y la demencia, pero algunas investigaciones han demostrado que la hipoacusia acelera el envejecimiento del cerebro y lleva incluso a la pérdida de materia gris: esforzarse por entender los sonidos y las voces genera un fuerte estrés en el cerebro y empobrece las áreas relacionadas con el lenguaje y la memoria operativa que son las mismas afectadas por el Alzheimer. 

Dificultad en el desarrollo del lenguaje

La hipoacusia y el retraso en el lenguaje podrían estar conectados, ya que las personas con pérdida auditiva están obligadas a esforzarse mucho más para entender los sonidos y las voces. Esto puede generar un fuerte estrés en el cerebro, que empobrece todas las áreas relacionadas con el lenguaje y la memoria operativa. 

Dolor de cabeza

Estudios recientes han detectado que la hipoacusia y el dolor de cabeza podrían estar conectados. La relación entre cefalea e hipoacusia se ha descrito en diferentes estudios que sugieren que la hemicránea aumenta el riesgo de acúfenos, poniendo en peligro el oído neurosensorial o sordera súbita.

Agotamiento

La hipoacusia y el cansancio están relacionados, ya que no oír bien implica un esfuerzo mayor y continuo para entender los sonidos, las voces, prestar atención a lo que nos rodea. Esto provoca un cansancio que puede contribuir a acelerar el declive cognitivo. 

Vértigo

El oído es también el lugar donde se encuentra el centro de equilibrio. Por este motivo, aunque la hipoacusia y el déficit auditivo no influyan directamente en el equilibrio, la presencia de problemas en el oído interno puede ser causa de trastornos del equilibrio, como el vértigo. La pérdida auditiva y los problemas de equilibrio se manifiestan casi simultáneamente y por ello una intervención rápida es fundamental. 
Test Auditivo en línea Empezar Test auditivo en línea

Consecuencias mentales/psicológicas

La pérdida auditiva puede tener también consecuencias psicológicas, como estrés, ansiedad, agresividad y depresión.

Estress

Existe una correlación también entre los problemas de oído y el estrés: quien sufre de hipoacusia debe esforzarse para entender las voces y los sonidos que lo rodean; esto le genera un fuerte estrés en el cerebro que repercuta en toda su persona. 

Puedes sentir ansiedad

La hipoacusia puede ser una fuente de ansiedad para quien sufre este trastorno, provocada por el hecho que no se pueden oír bien los sonidos, los ruidos —por ejemplo en el tráfico de la ciudad— y, en general, no se vive bien el día a día, lo que provoca una importante inquietud.

Puedes sentir depresión

La depresión puede ser una consecuencia de la pérdida auditiva debida al aislamiento social y la soledad. 
Busca tu centro GAES más cercano

La vida social puede verse afectada

La pérdida de la audición tiene consecuencias sociales, como una calidad de vida más baja, problemas para comunicarse con los otros, una independencia limitada, que surjan conflictos debidos a la escasa comprensión, problemas en la escuela en los más pequeños o en el trabajo. 

Peor calidad de vida

No conseguir oír bien, tener dificultades en la vida del día a día debido a la hipoacusia es causa de insatisfacción en quien sufre esta patología, que nota una calidad de vida más baja respecto a quien no tiene problemas de oído. 

Problemas de comunicación

Sin duda, la hipoacusia es causa de problemas de comunicación para quien sufre esta patología; no conseguir comunicar bien puede provocar un deterioro del proceso cognitivo, aislamiento social y, por lo tanto, depresión. 

Conflictos

La pérdida de la audición puede significar también un aumento de los conflictos provocados por una escasa comunicación, también en la vida diaria cuando, por ejemplo, se habla por teléfono y la persona afectada por hipoacusia no consigue entender lo que se dice. O las personas con problemas de audición podrían llevar a cabo las actividades diarias, como mirar la televisión o utilizar el despertador con un volumen superior al elegido por los otros, lo que supone una molestia para los familiares y la gente que los rodea. 

Autonomía limitada

La hipoacusia también limita la independencia de quien la sufre ya que a veces implica la necesidad de conseguir ayuda incluso para las operaciones más sencillas de la vida cotidiana, sobre todo cuando se habla de hipoacusia en las personas ancianas, o presbiacusia.

Identificación y tratamiento de la pérdida auditiva

Si se detectan problemas de oído que impidan también llevar a cabo de manera normal las actividades diarias, es conveniente acudir rápidamente a un centro audiológico Gaes para realizar una prueba auditiva gratuita, de manera que pueda saber más sobre el grado de hipoacusia que se puede sufrir e intervenir lo antes posible para resolver el problema. 

Visita un centro Gaes para saber más

Reserva una cita y ven a visitarnos a uno de nuestros centros Gaes, nuestros audioprotesistas estarán preparados para responder a cualquiera de tus curiosidades sobre el mundo de la audición y mostrarte nuestra gama de audífonos Gaes.

Reserva una cita

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratis

Pide cita

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana

Busca tu tienda