La pérdida auditiva de baja frecuencia

Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es la pérdida auditiva de baja frecuencia?

La pérdida auditiva de baja frecuencia, que técnicamente se conoce como hipoacusia de baja frecuencia, es la incapacidad de percibir los sonidos más graves. Esta molestia afecta o impide percibir determinados sonidos, por ejemplo los truenos que suenan lejos, algunas voces masculinas o las notas emitidas por un contrabajo o un trombón.  No siempre es fácil diagnosticar la molestia cuando comienzan a surgir los síntomas.

¿Esta pérdida auditiva es diferente a otras?

La hipoacusia de baja frecuencia disminuye la capacidad de escuchar los ruidos y los sonidos clasificados como «bajos». Afecta solo a un espectro específico de frecuencias del sonido. Normalmente, clasificamos la altura de un sonido con cuatro categorías, dependiendo de la frecuencia:

  • Bajos (20-200 Hz),
  • Medio-bajos (200-1000 Hz),
  • Medio-altos (1000-5000 Hz)
  • Altos (5000-20000 Hz).

Dependiendo del trastorno que se desarrolla, se detectan dificultades a oír las diferentes alturas de los sonidos. Por ejemplo, en caso de hipoacusia de alta frecuencia, se pierde la capacidad de oír el trino de los pájaros y las voces femeninas. En general, cuanto más profunda es la hipoacusia, más dificultades se detectan para oír los sonidos que se acercan a las frecuencias medias.

¿Es común la pérdida auditiva de baja frecuencia?

La Organización Mundial de la Salud considera que las personas que sufren cualquier tipo de hipoacusia son unos 466 millones en todo el mundo y que este número se duplicará en 2050. Debido al fenómeno del envejecimiento de la población que afecta a nuestro país, este número está en constante aumento desde 2012, con una incidencia mayor entre la población masculina.

Un hombre de negocios con audífono retroauricular
¿Sabes cuál es tu sensibilidad auditiva?

Ven a visitarnos a nuestro Centro GAES.  ¡Pon a prueba tu oído con un breve test realizado por un audioprotesista!

Reserva una cita

Causas de pérdida de audición de baja frecuencia

La pérdida auditiva de baja frecuencia puede deberse a una hipoacusia transmisiva o neurosensorial. En el primer caso, la causa debe buscarse en una malformación o un daño en el pabellón auricular, el tímpano o los huesos del oído, o  una obstrucción del canal debida a la mucosidad o la cera.

En el caso de la hipoacusia neurosensorial, se trata de daños en las células ciliadas en el interior de la cóclea o en las vías nerviosas del oído. Normalmente este tipo de hipoacusia es más grave y está provocado por enfermedades congénitas, traumas acústicos, enfermedades infecciosas o patologías como la osteoesclerosis y el síndrome de Ménière, a la presbiacusia o la degeneración natural de los tejidos auditivos debidos al envejecimiento.

Factores comunes

En los ejemplos de patologías antes citados, la hipoacusia de baja frecuencia no es un síntoma exclusivo: a menudo acompaña a otros trastornos y se producen variaciones en su gravedad, reversibilidad y momento en que aparece.

Si, por ejemplo, la pérdida auditiva a las bajas frecuencias se debe al síndrome de Wolfram (una enfermedad endocrina rara relacionada con la diabetes mellitus), esta pérdida se manifiesta normalmente en la primera década de vida, es progresiva e irreversible y anticipa la aparición de la enfermedad propiamente dicha, que se produce en la edad adulta.

En el caso de la enfermedad de Ménière, que afecta de manera específica al oído interno, la pérdida de audición a las frecuencias bajas es un síntoma fluctuante. Por lo tanto, significa que aparece y desaparece en forma de episodios pero, también en este caso, con el tiempo lleva a un deterioro progresivo de la capacidad auditiva.

Es frecuente en los casos de enfermedad congénita como la displasia de Mondini, que afecta a una malformación del oído interno, que la hipoacusia se manifieste en los primeros momentos de vida. En este caso, la pérdida auditiva puede ser profunda desde el principio o puede progresar con el tiempo pero, en cualquier caso, es irreversible.

Si la hipoacusia es imprevista, no existe una edad típica de aparición, dado que las causas no se conocen de manera precisa. La pérdida auditiva se produce en 24-72 horas después de traumas craneales, un estrés fuerte o una infección, entre otras causas. La posibilidad de recuperación total, en este caso, es del 25%.

Pérdida auditiva neurosensorial de baja frecuencia

En general, los casos de hipoacusia neurosensorial son los más graves, profundos e irreversibles, ya que se deben a daños de células y tejidos del oído interno, en especial de la cóclea. Y es justamente el trabajo de la cóclea el que permite a nuestro cuerpo traducir las vibraciones en señales nerviosas para nuestro cerebro. En cualquier caso, un diagnóstico precoz puede ayudar a encontrar tratamientos eficaces para los síntomas, incluida la hipoacusia de baja frecuencia, y las enfermedades que la causan.

Busca tu centro GAES más cercano

Síntomas de la pérdida auditiva de baja frecuencia

Los síntomas de la hipoacusia de baja frecuencia no siempre son fáciles de detectar, ya que, en las formas más leves y progresivas, permiten a quien sufre esta enfermedad tener conversaciones y oír suficientemente los sonidos en el ambiente que le rodea. Estos son algunos aspectos que seguir si se sospecha que hay problemas para oír los sonidos más bajos:

Dificultad para seguir las conversaciones

Estar atentos a las conversaciones requiere más esfuerzo del normal, especialmente en grupo o en ambientes donde el ruido de fondo es importante. 

Las conversaciones telefónicas no son claras

Cuando se habla por teléfono, la conversación no es fluida. Se producen dificultades para distinguir las palabras, sobre todo si hay ruido de fondo e interferencias de la línea incluso leves, y se pide muchas veces al interlocutor que repita sus palabras.

Los sonidos de baja frecuencia: difícil escuchar

Las voces masculinas y los sonidos graves en general resultan confusos y es difícil distinguirlos e interpretarlos.

Pérdida auditiva de baja frecuencia & acufenos

Un síntoma que podría acompañar la pérdida auditiva en las bajas frecuencias es el acúfeno, esto es, un pitido que se percibe incluso en ausencia de sonidos. La aparición de acúfenos es habitual en patologías como la enfermedad de Ménière. 

Diagnosticar la pérdida auditiva de baja

Para un diagnóstico de la hipoacusia de baja frecuencias, es necesario someterse a una prueba auditiva realizada por un profesional. Las pruebas, en esta primera fase, sirven para establecer la calidad de los sonidos que consigue percibir el paciente y son fiables para el diagnóstico de una hipoacusia. Dependiendo de los resultados, se aconsejan ulteriores controles para establecer la causa de los síntomas.

Prueba auditiva gratuita GAES

Con Gaes se puede solicitar un control del oído gratuito, aconsejado a partir de los 30 años para un diagnóstico precoz de eventuales problemas auditivos.

Se puede comenzar por el test auditivo en línea para un primerísimo control, puramente indicativo. Y para una visita en vivo gratuita, basta con reservar directamente desde la página y rellenar el formulario con los datos y disponibilidad para concertar un cita en el centro Gaes más cercano a casa. 

La prueba audiométrica tarda pocos minutos y es sencilla, eficaz y no invasiva: se lleva a cabo en una sala insonorizada, se ponen auriculares en los que se escuchan sonidos puros y solo se debe levantar la mano en cuanto se comienzan a percibir los sonidos.

Tratamiento de la pérdida auditiva de baja frecuencia

Para tratar de manera eficaz la hipoacusia de baja frecuencia, es necesario conocer con seguridad las causas. Mientras que las hipoacusias de transmisión a menudo se pueden curar con tratamientos farmacológicos o intervenciones quirúrgicas que, en muchos casos, restablecen casi totalmente la capacidad auditiva, las hipoacusias neurosensoriales muy a menudo provocan problemas que requieren un tratamiento farmacológico solo en la fase aguda. A largo plazo, el tratamiento más eficaz consiste en adoptar una ayuda auditivas específica.

Audífonos GAES

Los audífonos Gaes más modernos utilizan una tecnología que consigue integrar la percepción auditiva de las frecuencias que faltan y, además, filtran los ruidos de fondo consiguiendo que los sonidos sean más nítidos. El tratamiento con ayudas auditivas, en los casos de pérdida auditiva de frecuencia baja, consigue devolver una elevada calidad de la vida a todas las personas que lo necesitan.

Programar una revisión auditiva gratuita

En los centros Gaes se puede conseguir una visita gratuita con un audioprotesista experto, tanto con un diagnóstico ya certificado de hipoacusia de baja frecuencia como sin él. Para muchos pacientes, una pérdida parcial de oído significa una disminución total de la calidad de vida: un audioprotesista experto puede aconsejar la solución adecuada para resolver de manera eficaz los problemas específicos de cada caso. Consultar con un especialista es gratuito, basta con reservar una cita en un centro Gaes. 

Prueba gratuita de audífonos

El audífonos es, a todos los efectos, una parte de nuestro cuerpo: su correcto funcionamiento nos hace ser las personas que somos. Por ello es importante encontrar el modelo adecuado. En Gaes, el audífono está en prueba gratuita durante los primeros treinta días, para dejar tiempo para que los pacientes conozcan y encuentren la ayuda que mejor les va.

¿Cuándo consultar al médico?

La hipoacusia de baja frecuencia es menos habitual que la de alta frecuencia, por ello es importante efectuar un seguimiento atento de los síntomas, incluso si no parecen preocupantes. En cualquier caso, es mejor excluir la posibilidad de una enfermedad con la ayuda de un médico: si seguir las conversaciones, sobre todo cuando hay ruido de fondo, se hace difícil, es el momento de pedir la ayuda de un experto. La hipoacusia no tratada tiene varias consecuencias que puedan afectar a diversos ámbitos: físico, psicológico y social. Por ello es necesario actuar con rapidez para intentar resolver el problema. 

Un hombre de negocios con audífono retroauricular
Tratamiento para la pérdida auditiva de baja frecuencia

Los audífonos modernos pueden proporcionar una ayuda considerable para las personas que sufren este tipo de pérdida auditiva.

Reserva una cita

Ven a conocernos

Reserva una revisión auditiva gratis

Pide cita

Realiza tu test auditivo en línea

Realizar test

Encuentra tu tienda más cercana

Busca tu tienda